No es casualidad que el exgobernador Francisco Olvera Ruiz haya cambiado a principio de este año la adscripción de su correduría pública a la Ciudad de México, sabía que una bola de nieve caería sobre los pedazos de su administración.
A las pocas semanas de haber terminado su sombrío gobierno, la Secretaría de Economía autorizó al abogado el regreso a sus funciones como corredor público número tres en Pachuca, a partir del 25 de octubre de 2016.
Cuatro meses después, las oficinas habilitadas para tal efecto desaparecieron. De la noche a la mañana el poder que ostentó durante su quinquenio desapareció y con ello salieron a la luz serias irregularidades de su administración.
Primero fue el mega fraude orquestado desde Radio y Televisión de Hidalgo, donde es estimada una malversación de 77 millones de pesos derivado de 104 contratos opacos, por ese hecho fue detenido la semana pasada el exdirector de ese sistema Sergio IO.
Ayer, representantes jurídicos de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH) dieron a conocer que de noviembre de 2014 a enero de 2017 se ejercieron indebidamente 663 millones de pesos correspondientes al programa Escuelas de tiempo completo.
Ello derivaría en la presunta comisión de conductas ilícitas, como peculado, cohecho, negociaciones indebidas y otras, e implicaría la colusión de por lo menos 30 personas, entre servidores públicos y particulares en su carácter de proveedores.
¿En verdad el exsecretario Miguel Ángel Cuatepotzo Costeira, íntimo colaborador del exgobernador Olvera, no olfateó la malversación que se fraguaba en sus propias oficinas? ¿Qué clase de secretario deja pasar semejante hoyo financiero?
Escuelas de tiempo completo es un programa que además de dar clases a los alumnos, les proporciona alimentación, por lo que se requiere de la proveeduría de todo lo relacionado con el equipamiento de las escuelas y la adquisición de alimentos para su funcionamiento en los 664 centros educativos que forman parte actualmente de esta estrategia educativa.
En lo que parece un fraude de escalas jarochas, se detectó el manejo sin comprobación de las cuentas matrices, la expedición de cheques para el retiro de los fondos sin que se hayan entregado los mismos a los beneficiarios, el pago de salarios de nóminas no comprobadas y ¡la existencia de alumnos fantasmas en ciertas escuelas!
Si se quiere erradicar de raíz la corrupción, debe haber un parteaguas en la forma de tratar a los políticos. En este sentido Olvera Ruiz y compañía deben rendir cuentas inmediatamente ante la justicia.
Además, el Poder Legislativo debe descongelar el exhorto que hizo en diciembre la diputada Gloria Romero para que el exmandatario comparezca y aclare, entre otras bribonadas, los motivos del incremento de la deuda del estado a 14 mil millones de pesos. De filón: Suben como la espuma los robos con violencia a casa-habitación, a negocios y vehículos en el estado, lo bueno que los ciudadanos hidalguenses no hemos sido afectados por la delincuencia, dijera Simón Vargas.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios