Ser o no ser: maternidad elegida

1076
maternidad

Ninguna mujer merece ser madre por resignación y quienes deciden ser mamás tienen el derecho de hacerlo en las mejores condiciones

Pachuca

En entrevista, la titular de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Ddeser) Bertha Miranda indicó que es necesario que la sociedad vea la maternidad como un asunto de elección consciente, que procure las mejores oportunidades de desarrollo para mujeres y niños; enfatizó en decir: “no a las maternidades por resignación”.

¿Qué es la
maternidad elegida?

“La maternidad elegida se aleja de los roles y estereotipos reforzados por la religión, las iglesias, la sociedad y los medios de comunicación, que dictan que el único fin de una mujer es convertirse en madre. Es mentira que todas tengamos instinto maternal.
“Tener un hijo es una decisión absolutamente personal. Nunca puede ser impuesta. Cada cual decide cuándo, cómo y con quién. Toda mujer o pareja tiene el derecho a defenderse de una maternidad impuesta. Impuesta por el azar, la ignorancia o el fallo de un método anticonceptivo.
“Es la voluntad de la decisión del deseo de una pareja o de una mujer. Porque tener un hijo no tiene nada que ver con pagar las culpas por haberlo hecho, por haber cometido algún error, o porque se ha roto un preservativo.”

En este panorama, ¿qué lugar tiene el embarazo adolescente?

“Las mujeres deben estar conscientes de que es un riesgo. Debemos dejar de ver el embarazo como el acto por donde les salen mariposas a las mujeres, esto es muy difícil de enfrentar para las mujeres tan jóvenes, de los 12 a los 19 años. La sociedad debe dejar de celebrar los embarazos en las niñas y pensamientos como ‘en donde comen uno, comen dos’.
“Como sociedad debemos analizar por qué las adolescentes quieren ser madres; usualmente esconde un acto de violencia de alguien cercano, y esa siempre les parece una escapatoria para quienes no están a gusto en su entorno familiar. Un bebé no funciona igual que un muñeco, debemos enseñarles otros juegos y juguetes, acercarles a la ciencia y a otras disciplinas, luego ellas decidirán si quieren o no ser madres.”

¿Qué consecuencias trae el embarazo a temprana edad?

“Usualmente las oportunidades de desarrollo son distintas; en la mayoría de los casos, los estudios y trabajos no son los que les dan las oportunidades de desenvolverse plenamente, y hay una consecuencia que no tiene que ver con las madres, y es la infancia de los niños y niñas que en muchas ocasiones no gozan de las mejores oportunidades, ni siquiera de atención.
“En el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, engendrar o no una nueva vida debe ser decisión libre de cada mujer, así como el número y el espacio entre otro nuevo embarazo.”

Como sociedad, ¿qué debemos tener en cuenta?

“Tampoco es que esta sociedad se esfuerce en informar y divulgar los métodos anticonceptivos. Por ejemplo, haz un cálculo rápido de cuántas miles de horas se han dedicado al inglés o las matemáticas en tu propia escuela. Bien, ahora piensa cuántas horas le han dedicado a explicarte los métodos anticonceptivos, las diversas alternativas, las características de cada uno, su tasa de seguridad, la combinación simultánea de dos métodos anticonceptivos.
“Debemos acompañar y apoyar a las mujeres que elijan ser madres y no estigmatizar a las que decidan no serlo, incluso la religión tiene entre sus filas mujeres que han interrumpido su embarazo, debemos modificar este pensamiento.”

Como mujeres, ¿qué no debemos olvidar?

“Siempre tenemos opción de cuidarnos, informarnos, nadie tiene que ser madre por obligación o por resignación, tenemos que buscar ese espacio para tomar esa decisión, que nuestros hijos sean felices, crezcan sanos. Las mujeres podemos escoger este momento y vivirlo a plenitud.”

La
maternidad debe ser un acto de amor. Maternidad feliz, infancia feliz. No es
un acto de resignación”

Bertha Miranda
Representante de Ddeser

Trayectoria

  • Tener un hijo
    es una decisión absolutamente personal. Nunca puede ser impuesta. Cada cual decide cuándo, cómo y con quién. Toda mujer o pareja tiene el derecho a defenderse de una maternidad impuesta por el azar, la ignorancia o el fallo de un método anticonceptivo
  • Como sociedad
    debemos analizar por qué las adolescentes quieren ser madres; usualmente parece una escapatoria para quienes no están a gusto en su entorno familiar

Comentarios