Será un día especial para Chaco

159
CHACO
Podría despedirse de la que siempre será su casa, el estadio Azul, pues la Máquina se cambiará al Azteca el siguiente torneo

Felix Zapata Guerrero / Agencia Reforma
Ciudad de México

Christian Giménez ya está en la Ciudad de México para encarar, por primera vez, al Cruz Azul “de sus amores” tras militar casi ocho años en la Máquina, pero también para despedirse de la que siempre será su casa, el estadio Azul.
El conjunto cementero se mudará al estadio Azteca para el siguiente torneo, por lo que si estos clubes no se topan en Liguilla, el Chaco pisaría por última vez esa cancha.
“Es volver a reencontrarme con excompañeros, con una institución que quiero mucho, la verdad que sí va a ser especial, agradecimiento como siempre, pero quiero que Pachuca gane”, explicó Giménez ayer en el hotel de concentración.
“Me sentía como en casa y la verdad eso es lo especial que tenía el estadio, cada que entraba a ese estadio me animaba a hacer cosas que muy pocos estadios me animaban a hacerlo y eso es lo que tiene de especial.”
El Chaco agradeció el eterno cariño celeste y, a la distancia, todavía le duele si Cruz Azul anda mal, como ahora que no ha ganado tras ocho cotejos de Liga.
“Soy una persona privilegiada y bendecida por todo el cariño que me muestra la gente y nada, solamente agradecerle todo el cariño que me dieron durante ocho años en el club”, apuntó.
“Triste, triste, porque tengo mis excompañeros, tengo amigos, tengo a mi hijo, y obviamente que siempre le deseo lo mejor al equipo y quiero que le vaya bien, y a la distancia, cuando las cosas no se dan, obviamente me pongo triste.”

Soy una persona privilegiada y bendecida por todo el cariño que me muestra la gente y nada, solamente agradecerle todo el cariño que me dieron durante ocho años en
el club”

Comentarios