Eric Hernández López, Sergio Santamaría Suarez, Verónica Rodríguez Contreras, Gerardo Hurtado Arreaga y Zarina Isabel Melo Fabela
Área académica de psicología

¿Qué es el sexting? Es una práctica que consiste en enviar mensajes de texto y fotografías de contenido sexual propio y explícito, sea vía Internet o teléfono celular.

¿El sexting es una conducta de riesgo? Sí, debido a la pérdida del control de la información que puede en un futuro atentar de manera directa la intimidad y afectar la autoestima de la persona que envió las imágenes.

¿Qué factores intervienen en el sexting? La presión de la pareja, las modas, la ingenuidad propia de la edad que no le permite prever la pérdida de su privacidad, así como posibles situaciones humillantes, la seducción, el engaño y el acoso por parte del adulto. Las adolescentes no se dan cuenta que pueden ser víctimas, no lo consideran un delito porque esta práctica es tendencia entre sus grupos; influidos por el contexto y la presión de la pareja, pero sobre todo por la necesidad de experimentar y mostrar a los demás su desarrollo sexual.

¿Qué es el estupro? Es un delito, que realiza una persona mayor de edad, convenciendo a una persona mayor de 12 y menor de 18 años, por medio de seducción y engaño, para tener relaciones sexuales.

¿Cómo se consuma el estupro? Con base a los roles de género; socialmente la mujer busca una pareja que sea mayor de edad, que represente madurez, lo que implica diferencia de edad, mayor experiencia sexual y capacidad de persuasión, a diferencia de las adolescentes que, a esa edad, reciben un trato especial, sin darse cuenta que psicológicamente las están comprometiendo.

Se entrevistó a tres adolescentes víctimas de sexting y estupro, residentes del estado de Hidalgo, México. Se les realizaron dos preguntas ¿Cómo ocurrió el sexting? y ¿Cómo ocurrió el estupro? Ellas mencionan que enviaron sus fotografías, porque en ese momento consideraron que no era algo malo, ya que existía la confianza de que no se difundirían, las enviaron sin exponer su rostro, pero fueron reconocidas por lunares, tatuajes, cicatrices y complexión.

Dos de las adolescentes tuvieron su primera relación sexual entre los 14 y 15 años con personas cinco años mayores de edad respectivamente. Mencionaron que en ese momento se sintieron atraídas sentimentalmente, mientras que sus parejas las utilizaron para tener relaciones sexuales, desde el inicio, ellas aceptaron mantener la relación de pareja en secreto y recibir pequeños regalos como detalle de amor.

Una de las entrevistadas relató que, en su primera relación sexual, su pareja tuvo el control y poder en todo el acto, cumpliendo sus fantasías, sin tomarla en cuenta, sin considerar que ella no había experimentado su sexualidad y tratándola solo como un objeto sexual.

Las conductas de riesgo de las adolescentes entrevistadas –tipificadas como delito–, fueron aprovechadas por hombres mayores de edad, ya que ellos buscaban mujeres adolescentes que no tuvieran experiencia sexual y que fuesen fáciles de manipular; siendo vulneradas en su privacidad sexual.

El aumento del sexting y del estupro, ha generado la aparición de leyes que los castigan –con excepción del estado de Hidalgo– y, sin embargo, dichos delitos continúan ocurriendo, por esa razón, además de la prevención, es importante la orientación legal. Por último, los cambios en las normas jurídicas no serán útiles si las y los adolescentes toman decisiones equivocadas que les ponen en riesgo sexual.

Comentarios