Ya muchas veces hemos dicho, en muy diversas circunstancias, que el hubiera no existe; sin embargo, muchas veces es útil para ponderar las cosas buenas o malas que ocurren luego de que se tomó una decisión importante en algún asunto de nuestra vida personal, de nuestra familia, de nuestra comunidad, de nuestro estado o del país.
1.- Si hubiéramos imaginado siquiera que después de 10 años de que se tomara la decisión de combatir a la narcodelincuencia de la manera en que lo hizo Felipe Calderón desde el inicio de su sexenio, y que con muy pocas variantes retomó Enrique Peña en los últimos cuatro años, los resultados de tal acción son en números aproximados:
a) 106 mil personas han sido asesinadas y en muy pocos casos existe al menos una averiguación que intente dar con los responsables.
b) De los anteriores, casi 29 mil son asesinatos vinculados con el crimen organizado durante el periodo de Peña Nieto, es decir, solo 27.4 por ciento del total de asesinados es atribuible a la delincuencia, según sus propias estadísticas.
c) Pero de acuerdo con datos del Inegi, fueron cerca de 63 mil los asesinatos cometidos en estos cuatro años de gobierno del nuevo PRI, sin importar si estaban relacionados o no con el crimen organizado.
d) El Ejército mexicano ha perdido credibilidad porque al haberse involucrado en tareas policiacas como las anteriores, ha tenido una participación llena de interrogantes a veces, pero en otras de franca culpabilidad, según han determinado organismos defensores de los derechos humanos, tanto nacionales como extranjeros. Casos como los de Ayotzinapa o Tlatlaya, por mencionar solo algunos donde las evidencias apuntan hacia una alta responsabilidad y culpabilidad de los altos mandos militares.
2.- Si nos hubiesen dicho que luego de un par de años de haber sido aprobada la reforma energética los resultados más notorios serían:
a) La casi total desaparición de la que alguna vez fuera la empresa más importante, desde varios puntos de vista, en nuestro país. Pemex es hoy en día un fantasma ambulatorio de lo que alguna vez fue. Las partes sustanciales de la exploración, extracción, refinación y distribución están hoy en manos de particulares, muchos de ellos extranjeros. Su personal técnico está siendo liquidado masivamente sin que el correspondiente sindicato, liderado por Romero Deschamps, haya emitido el más mínimo reclamo de respeto a los derechos de sus exempleados. Y si nos preguntamos a dónde van las gruesas ganancias que hubo en el pasado, no tan lejano, ya podemos tener una idea de la respuesta.
b) Que los precios de los combustibles: gas, diésel y gasolina, no solo no dejaron de aumentar, sino que estarían más altos que en el extranjero, y sujetos a vaivenes por día, por región y por distribuidor que no garantizan para nada que “la sana competencia en el mercado” controle el permanente incremento de los precios. ¿Cómo explicar que la todavía moribunda Pemex venda gasolina en Texas a mitad del precio que nos la vende aquí en México? Vaya manera de burlarse de todos los consumidores de este lado de la frontera, ya ni Trump.
c) Las tarifas eléctricas continúan a la alza, y cada vez que hay un reclamo por cobros excesivo que ocurren todos los días, nos alegan que el gobierno absorbe más del 80 por ciento de su costo, y que eso lo deberíamos de agradecer.
3.- Si nuestros excelentes planeadores de la reforma educativa nos hubieran advertido desde el inicio que:
a) Especialmente a quienes nos dedicamos a la docencia, que primero nos evaluarían “a huevo” a todos y que aquellos que se opusieran serían relevados de la actividad docente o francamente despedidos, para después pasar a la formulación del modelo educativo para una educación de calidad. Vaya manera tan moderna y eficiente de planear el futuro de un país. Primero veo si sirves y luego te digo para qué. Y ahora que ya presentaron su bonito modelo, nos presumen que la parte central de todo ese nuevo planteamiento se centra en ya no memorizar las cosas, “sino en aprender a aprender”, solo puedo decir que esa frase se ha repetido desde hace más de 15 años en el medio académico de nuestro país y de muchos otros, y que los promotores de aquellas ideas, simplemente ahora no fueron ni escuchados ni mucho menos atendidos en un sinnúmero de objeciones a tan moderno planteamiento.
b) Que la mentalidad empresarial más retrógrada, encabezada por los organismos empresariales más fuertes, de la OCDE y con el constante y decidido apoyo de Televisa, lograron imponer un modelo que privilegia la preparación para el trabajo subordinado, especialmente el manual, ya que los dirigentes que laborarán en nuestras expropiadas industrias, minas, yacimientos, selvas, vendrán del extranjero.
c) Que la situación laboral de miles de profesores aceleradamente se deteriora, se pierden derechos, prestaciones, baja el poder adquisitivo de los salarios y la carga de trabajo se incrementa.
Si todos estos “hubiera” usted los hubiera conocido desde el principio, ¿hubiese usted estado de acuerdo con todas las reformas estratégicas que nos impusieron a través del mal llamado “Pacto por México”?

[email protected]

Comentarios