Si Osorio cumple su amenaza habrá golpes, heridos y muertos: obispo

710
El religioso Felipe Arizmedi Esquivel
El religioso Felipe Arizmedi Esquivel

El obispo de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas Felipe Arizmedi Esquivel mostró su preocupación por las declaraciones del secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong sobre las medidas que tomarán para desbloquear vías en Chiapas y Oaxaca, y pidió que los diálogos “no se suspendan, ni hayan desalojos violentos”, pues alertó que en un operativo de ese tipo “habría golpes, heridos y muertos”.
El obispo hizo referencia a las declaraciones que Osorio Chong realizó el pasado viernes, cuando advirtió: “Muchas comunidades y miles de familias de Oaxaca y Chiapas se encuentran en una situación crítica. Se ha agotado el tiempo. Los bloqueos y las afectaciones a la ciudadanía deben terminar. Por ello, en breve, se estarán tomando las medidas necesarias para permitir el tránsito en vías estratégicas y el abastecimiento de las comunidades”.
Arizmendi recordó que los cinco obispos de Chiapas han “insistido ante diversas instancias estatales y federales que se abra y se sostenga el camino del diálogo entre las partes”. Incluso, indicó, han enviado misivas a las y los legisladores mexicanos en la Cámara de Diputados y de Senadores para que instalen una comisión que analice las peticiones de las y los profesores de Chiapas y de otros estados en torno a la reforma educativa.
Confió en que se reanude la mesa de diálogo entre la Segob y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). “Apoyamos, pues, la petición de los maestros inconformes para que haya un diálogo sincero y profundo y seguiremos buscando los canales para que estos diálogos no se suspendan, ni haya desalojos violentos”, dijo el obispo Arizmendi.
Por otra parte, el representante de la Diócesis de San Cristóbal también hizo un llamado a docentes para que levanten los bloqueos carreteros y que permitan el libre tránsito de las personas, pues dijo, “han complicado mucho la vida de la gente y están afectando gravemente a la comunidad”.
Finalmente, el obispo reiteró: “Apoyamos al magisterio en sus luchas que sean justas, pero también el justo derecho de los pueblos a transitar libremente por las carreteras”, ya que “nosotros, el pueblo mayoritario, no somos culpables de esa reforma educativa, ni está en nuestras manos el que se abrogue o se modifique. Somos pueblo como los maestros y deseamos vivir en paz”.

Comentarios