Experimentados y editores por varios años de la revista Quién, Alberto Tavira, Jessica Sáenz y Diana Penagos se acercaron a la vida política del país desde el llamado periodismo “del corazón”.

Son autores del libro Así en Los Pinos como en la Tierra, que no son más que historias incómodas de siete familias presidenciales de México.

Hay capítulos para cada relato: los Díaz Ordaz, los López Portillo, los Salinas, los Zedillo, los Fox, los Calderón y los Peña. Advierten, los Echeverría y los De la Madrid “siempre se cuidaron de mantener un muy bajo perfil, limitando sus apariciones en la revista (Quién) a algún evento social, un reportaje sin mayor relevancia y nada más; por eso no hay aquí páginas dedicadas a ellos”.

Tavira, nacido en la Ciudad de México (1977), realizó un trabajo especial: “Los Fox, su vida después de Los Pinos”, que mereció una mención especial en la categoría de noticia en el Premio Nacional de Periodismo. Ha realizado cuando menos cuatro libros.

Jessica Sáenz, nacida igualmente en la Ciudad de México (1972), es comunicóloga egresada de la Universidad Anáhuac. Acumula 17 años de experiencia cubriendo espectáculos. Participó en la elaboración de Quién confiesa.

Penagos es originaria de la Ciudad de México (1965) y tiene poco más de 25 años en el ámbito editorial. Fue creadora de la revista Central de Proyecto 40 y coautora del libro Quién confiesa.

Los tres se dieron cuenta de que a lo largo de sus años en Expansión habían tenido contacto con las familias presidenciales y narran exclusivamente sus vivencias con el poder político mexicano.

El primer tema es el de los Díaz Ordaz y cuenta cómo el nieto de Gustavo Díaz Ordaz, Gerardo, pidió trabajo en Expansión.

Habló con Rossana Fuentes Berain Villenave, vicepresidenta editorial de la firma, para solicitarle que le ayudara a ingresar a la compañía; atestiguó Alberto Tavira.

En el libro se precisa cómo llegó tarde a la cita en un restaurante, su argumento para trabajar y después, al explicarle que no incidía en el perfil necesario, lo aceptó de buen modo.

Ya había rumores de su próxima boda con Leonora Tovar y López Portillo, considerándose que por esto buscaba el empleo.

Continúa con los López Portillo, con información sobre su deceso.

Había sido internado en el hospital Ángeles del Pedregal por una neumonía que se le había complicado y que finalmente le provocó la muerte.

Aborda la nota como se iba a presentar en la revista, con el desfile de políticos de la vieja y nueva guardia, y cómo en la ceremonia luctuosa el padre oficiante en vez de terminar con el tradicional: “Podéis ir en paz, la misa ha terminado”, decidió por un “José López Portillo, nos vemos en el cielo”.

Siguen los Salinas… Estaba próximo el enlace de Ceci Salinas y enviadas de la publicación se entrevistaron con ella para definir cómo se iba a difundir el evento.

Tras platicar, la próxima contrayente fue directa: “No quiero medios en mi boda”.

Y la historia versa sobre esa negativa y lo que siguió.

Continúan los Zedillo… El personaje que se disecciona es Nilda Patricia Velasco de Zedillo, esposa de Ernesto, el presidente, y cómo Érika Roa, entonces editora de política, diserta sobre la señora: “…es que ella es muy discreta en su forma de vestir, no usa colores llamativos ni escotes y no sigue tendencias…” así explicó un pie de foto, pero había un aparente equívoco sobre la sobriedad en el atuendo de la primera dama, y… hay que leer el contexto.

Sobre los Fox se escribió de los hijos de Martha Sahagún, esposa de Vicente Fox.

“Las cosas nunca son lo que se espera que sean. A finales de 2004, las versiones de que sus hijos estaban aprovechando sus vínculos con el poder para beneficiar a sus empresas ya habían cruzado la frontera del rumor y se habían convertido en las ocho columnas de algunos de los periódicos de mayor circulación en el país.

“El escándalo había alcanzado niveles apoteósicos. Así que la también presidenta de la Fundación Vamos México no dejó pasar más tiempo y salió en defensa de sus cachorros…”
Se colegiría: fue peor el remedio que la enfermedad.

Los Calderón… “La tensión, la ansiedad, se sentían en la atmósfera.

“El equipo de Quién seguía el desarrollo de las elecciones presidenciales del 2 de julio de 2006.”

Pero, contra lo esperado, el resultado se retrasó hasta que el 21 de julio publicaron un titular que rezaba: “Con los pies en Los Pinos, quiénes son y cómo viven los Calderón-Zavala”, y en la apertura del artículo se leía: “La virtual familia presidencial”; y el 5 de septiembre se validó la elección de Calderón. Ya fue oficial el “habemus presidente”.

Los Peña… y cuando Angélica Rivera se conoció como novia de Enrique Peña Nieto.

“Sin embargo, públicamente los indicios de que existía un vínculo personal entre la actriz de Televisa y el gobernador del Estado de México surgieron hasta julio y agosto de 2008, cuando se les vio juntos primero en el restaurante San Ángel Inn, donde fueron paparazzeados, y luego en el Philippe, ambos de la Ciudad de México”. Ya no había espacio para las dudas.

De editorial Océano, la primera edición es de 2017.

Comentarios