Simbiosis: jornada de arte social en el Instituto de Artes

1197
Miguel Ledezma

Las problemáticas recurrentes en el mundo han tenido como respuesta el incremento de prácticas de arte socialmente comprometido, en donde México no es la excepción. Ese tipo de prácticas se caracterizan por dar mayor énfasis a la ética sobre la estética en el arte, buscan incidir positivamente en el lugar en donde son ejecutadas y tienen como objetivo mejorar las condiciones de la comunidad y de los participantes.

El miércoles 6 de noviembre, en la sala de videoconferencias del Instituto de Artes (IA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), se llevó a cabo esa actividad en donde se revisaron varios casos de arte socialmente comprometido con la participación de Anel Jiménez, del Museo Carrillo Gil; Ingrid Suckaer, curadora, crítica e historiadora independiente; Miho Hagino y Sandra Garibaldi, de la Fundación Paisaje Social; Miriam Barrón, del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC); Nayeli Velázquez, de Arte en el Aire+Cultura Comunitaria; Alejandra Vázquez, del proyecto Danza y Neurodiversidad; César Damián, de Fronda, y Miki Yokoigawa y Miguel Ledezma, del Instituto de Artes.

El evento fue organizado por Fronda, la Fundación Paisaje Social y el IA, a través del cuerpo académico Arte y Contexto. Con la asistencia de un público numeroso se debatieron los aspectos más destacados de arte socialmente comprometido mediante las experiencias de proyectos concretos en la Ciudad de México, Campeche e Hidalgo.

En la jornada destacó la participación de Miho Hagino, quien presentó los resultados y experiencias del trabajo que hacen con ancianos en asilos y con jóvenes en centros de asistencia e integración social en la Ciudad de México, a través de la Fundación Paisaje Social. El nombre metafórico de esa fundación sirve para que el lector tenga una idea, una imagen de la sociedad como un paisaje. Los integrantes de esa fundación buscan mejorar las condiciones del paisaje social a través del arte como herramienta para fortalecer las relaciones interpersonales.

Paisaje Social organiza diversos tipos de talleres de arte para que los ancianos y los jóvenes que participan tengan experiencias significativas que, al mismo tiempo que practican el arte, desarrollan lazos de amistad entre ellos, haciendo de los lugares en donde habitan un ambiente de mayor tolerancia e integración.

Cabe destacar el trabajo y empeño de César Damián y Elena Barba, quienes, a través de Fronda, han organizado actividades por casi 10 años para impulsar el arte contemporáneo y transdisciplinar en Hidalgo, produciendo nuevas conexiones entre artistas y especialistas de diversas áreas dentro y fuera de México. Simbiosis es el nombre del proyecto que desarrollan actualmente y la jornada de arte social fue diseñada específicamente para el público del IA. El trabajo de Fronda ha mejorado el paisaje cultural de Hidalgo desde la iniciativa no gubernamental.

En mi participación en una de las mesas tuve la oportunidad de señalar la relación de ese tipo de proyectos y prácticas con el concepto de escultura social acuñado por el artista alemán Joseph Beuys en la segunda mitad del siglo XX. Para ese artista, la sociedad es un material maleable que puede ser moldeado por los artistas. Beuys consideraba que la sociedad estaba enferma, por lo que, desde ese enfoque, el trabajo del escultor debería dar una nueva forma a la sociedad para curarla. Los proyectos revisados y presentados en la jornada de arte social se suman a la búsqueda de soluciones que puedan mejorar las condiciones de los grupos marginados y de la comunidad en general.

Comentarios