La inclinación natural de Sandra Simey Olvera Bautista, hoy diputada federal por Morena, ha sido la información.

Ha explorado en todos los campos, desde estar al frente de comunicación social en Ixmiquilpan, con Cipriano Charrez, hasta en radio y televisión en calidad de locutora e informante en noticias.

Es tan activa en su agradable, y hasta chispeante charla, como entender que una joven originaria de Mixquiahuala llegó a vivir en Brasil y después, puntos más que opuestos, en Texas y hasta en Las Vegas, Nevada.

Y solo sonríe al relatarlo, con aplomo y seguridad.

De su nombre, Simey, dice que hay quien dice que es de origen árabe; su mamá, que es maya.

También, muchos afectuosos la reconocen como Paloma.

“Lo cual no cambia nada en mi existencia, que he construido muy a mi manera”, dice.

Cursó primaria y secundaria en Mixquiahuala; bachillerato en Tula y en la UAEH licenciada en comunicación en 2006, con énfasis en estudios multiculturales. Pertenece a la segunda generación de la carrera. Al final obtuvo promedio de 9.2.

Igualmente, incursionó dos años en la reconocida escuela de periodismo Carlos Septién García, en maestría de periodismo político. Obtuvo mención honorífica.

Se inclinaba igualmente por filosofía, abogacía y psicología.

Habla de su familia, “que es de izquierda moderada, clase media”.

Entiende el término reportear; salir y buscar la noticia.

Es locutora certificada categoría A por la SEP y la dirección general de televisión educativa.

Alude a Manolo Larrieta, quien desde hace años encabeza en Pachuca un vigoroso programa radiofónico.

“Supe que podía ingresar en su equipo. Hubo pruebas y casi 600 aspirantes. Eran una o dos vacantes. Tuve suerte, hice mi máximo esfuerzo y me integré. Locutora y operadora del Grupo ACIR: La Nueva Amor, Digital 95.7, y El y Ella, de 2002 a 2007.

“Manolo, excelente persona, exigente. Hay que cumplir.”

Cuando terminó sus estudios, y tras su graduación, aprovechando vacaciones fue parte de una asesoría en comunicación social, colaboración en Radio Federal y Radio Globo, en Pelotas Río Grande Do Sul, Brasil. Y llegó a Porto Alegre, un semestre.

“Me adapté, antes había estudiado portugués, de otra manera no hubiera funcionado. Estuve en Radio.”

Tras seis meses, en el insoslayable retorno, no había vacantes para continuar en lo suyo.

“Tuve que buscar trabajo y entre 2008 y 2009, la UAEH me dio la oportunidad de sumarme como enlace cultural en extensión universitaria de la cultura difusión de la cultura y colaboradora en programas especiales de Radio UAEH 99.7 FM.

“Me reencontré con compañeros. Implementamos el Cine Club Universitario.”

De entonces recuerda a Marco Antonio Alfaro y Marcial Guerrero.

“Me mantuve año y medio hasta que se presentó una pandemia: influenza. Yo estaba por contrato. Hubo recorte y ya no tuve empleo.”

Entonces miró hacia el norte: Estados Unidos. “Me fui a Texas con una tía; buscando más cosas que conocer viajé a Dallas y a Las Vegas. Fui afortunada con amistades solidarias. Tenía visa de turista. Pensé que iba a construir mi destino”.

A los cuatro meses fue víctima de una parálisis facial multifactorial. “Me asusté; mi familia también. Regresé”.

Y añade, en complicidad con el reportero: “Me curé en Huitel, municipio de Tezontepec. Y en tres meses”.

Nuevamente la incertidumbre: ¿qué hacer? “Me ocupé en Mixquiahuala en calidad de directora de la unidad de información municipal. Me gusta la política. Y empecé a apoyar a candidatos a diputados locales. Recorrí el estado”.

En junio de 2016 ingresó nuevamente a la UAEH. Catedrática, en la Escuela Superior de Tlahuelilpan.

Y fue diputada local en la 63 Legislatura por el PRD, parte de una llamada lista B.

“Hice campaña por el séptimo distrito, Mixquiahuala, que incluye cinco demarcaciones. Eso fue en 2016. Me favoreció el voto. Soy de la región.”

Aproximadamente, año y medio después, en 2018, se dio de alta como militante del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Venía la elección para presidente de la República. “Estimaba que iba a ser un proceso complicado, aunque con Andrés Manuel López Obrador teníamos al mejor aspirante. Había un sentir colectivo en pos de un necesario cambio”.

Y ella, a su vez, fue candidata a la diputación federal por el distrito 03, con cabecera en Actopan. El que más municipios alberga.

El 6 de julio recibió constancia de mayoría. Logró 89 mil 299 votos por 51 mil 198 para el segundo lugar.

Se convirtió en la primera mujer en obtener una curul federal por Actopan.

Resultó la más productiva del primer periodo de la fracción Hidalgo.

Dice en abierto tono de sinceridad: “Me faltan cosas por hacer”.

Toca a Tlahuelilpan y el recuerdo de una tragedia. “Caso especial que viene a marcarnos a todos los grupos políticos. Fui la primera que colaboró con el alcalde. Sigo pendiente, cercanas con San Primitivo. Puedo mirar de frente a la gente y no pierdo el piso”.

Reitera que es fiel a López Obrador, “pero no con los ojos cerrados.

“Hablo, propongo, actúo. Creo que es una de mis funciones como legisladora, en un México que es diferente, con expectativas de superar muchos malos recuerdos de nuestro pasado.

Comentarios