Lo que sucede con la venta de animales en el estacionamiento de la plaza de toros de Pachuca es un ejemplo de cómo las autoridades pueden simular y echarse la bolita cuando de cumplir leyes y reglamentos se trata. Una investigación realizada por este diario encontró que pese a que existe un nuevo reglamento para la Protección, control y bienestar de animales del municipio de Pachuca en los hechos éste no se lleva a cabo. La praxis, se sabe, es muy diferente del mundo de la teoría. Según el artículo 27 del reglamento citado, y que se encuentra vigente desde 2019, la venta de animales en la vía pública, espacios de uso común, tianguis, plazas, en vehículos, en domicilios particulares o en cualquier lugar que no esté destinado para ello y que no cuente con los permisos necesarios para tal fin está prohibida. Pero al ir al estacionamiento de la plaza de toros este diario corroboró que la venta continúa sin ninguna reestricción, a la vista de cualquiera que pase por esa popular zona ubicada en el sur de la capital hidalguense. Al pregúntarle al responsable de la Dirección de comercio y abasto de Pachuca, Jorge Ayala, el por qué se permite la venta de animales pese a contradecir el reglamento, justificó que el estacionamiento de la plaza de toros está a cargo de la Operadora de eventos de Hidalgo, por lo que su regulación compete a la institución dependiente del gobierno estatal. Y al pregúntarle al secretario de Turismo, Eduardo Baños Gómez, respondió que, en efecto, nadie tiene permiso de vender animales en el multicitado estacionamiento y que la autoridad responsable de sancionar es la municipal. Es decir, ambas autoridades respondieron que la venta de animales está prohibida pero las dos señalaron que la competencia para evitar esa práctica ilegal estaba en el marco de la competencia del otro. Es decir, se echaron la bolita, por decirlo de manera coloquial. Y como este asunto, ¿cuántos habrá en la República donde ninguna autoridad se quiere hacer cargo? De filón. Cifras, datos duros, pide el procurador general de Justicia de Hidalgo Raúl Arroyo antes de que en la entidad sea solicitada la declaratoria de alerta de género.

Comentarios