El contenedor que una vez evitó que hubiera basura regada en el perímetro del Bioparque desapareció sin dejar rastro, como tantos otros en la ciudad, ¿habrá sido algún duendecillo?

Comentarios