El recurso proviene del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social y Municipal

Pachuca.-

San Felipe Orizatlán y Huehuetla no realizaron una gestión eficiente y transparente de los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social y Municipal (FISM), al no ejercer en conjunto 24.7 millones de pesos, de acuerdo con el informe del resultado de la fiscalización superior de la cuenta pública 2016.
El documento, realizado por la Auditoría Superior de la Federación, indica que respecto de los mil 659 millones 359.8 mil pesos transferidos durante el ejercicio 2016 a Hidalgo, a través del FISM, verificaron la aplicación de los recursos asignados a Huehuetla, que ascendieron a 55 millones 81.8 mil pesos.
Del total, revisaron física y documentalmente 45 millones 829.6 mil pesos que representó 83.2 por ciento.
El dictamen señaló que al 31 de diciembre de 2016, Huehuetla gastó 42.4 por ciento de los recursos transferidos y, al cierre de la auditoría en 2017, 57.6 por ciento, lo que generó opacidad en la aplicación efectiva de los recursos no erogados.
El organismo determinó una afectación a la población objetivo al no ejercer recursos por 23 millones 621.8 mil pesos; “el municipio no dispone de un sistema de control interno adecuado para identificar y atender los riesgos que limitan el cumplimiento de los objetivos del FISM, la observancia de su normativa y el manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos, lo que incidió en las irregularidades determinadas en la auditoría”, citó el documento.
En el caso de San Felipe Orizatlán, la institución revisó una muestra de 65 millones 115.6 mil pesos, que representó 75.6 por ciento de los 86 millones 119.0 mil pesos transferidos mediante el (FISM).
El dictamen determinó una afectación a la población objetivo al no ejercer recursos por un millón 154.9 mil de pesos; por lo que las observaciones determinadas derivaron en la promoción de las acciones correspondientes.

Comentarios