Inicio Especiales Crónica Sin propuestas concretas, visita Meade Hidalgo

Sin propuestas concretas, visita Meade Hidalgo

2133
  • Por la tarde y como nunca
    antes con otro candidato, Pepe Meade, como le llaman sus seguidores, acudió a una “mesa de análisis” en las instalaciones de Radio y Televisión de Hidalgo, el mismo sistema que en lo que va del proceso electoral cedió la mayor parte de su tiempo aire al PRI


Pachuca.-

Sin propuestas concretas o de impacto para Hidalgo, ayer el candidato a la presidencia de la República por la coalición Todos por México José Antonio Meade visitó la capital del estado, en donde sus promesas como la creación de más universidades, combatir la delincuencia y apoyos para mujeres, no lograron entusiasmar a un público que la mayor parte del evento permaneció apático.

Y es que ni la presencia de Miguel Ángel Osorio Chong, los gritos del gobernador Omar Fayad ni mucho menos los del animador que por poco se queda sin voz, fueron suficientes esta vez para levantar los ánimos de los priistas ante la visita de un candidato que poco tenía que decir, pues durante su intervención de menos de 15 minutos, las necesidades hidalguenses no se hicieron escuchar.
Fue así como en una abarrotada pero desanimada plaza de toros Vicente Segura, el candidato a la presidencia de la República por la coalición Todos por México, conformada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Nueva Alianza y Verde Ecologista, dirigió su discurso ante un público sereno y que solo por momentos expresaba alguna porra alentada por el personal de logística.


Atrás habían quedado los gritos, los carteles improvisados y las multitudes que anteriormente se abalanzaban sobre los aspirantes priistas a la presidencia del país, como ocurrió tan solo hace seis años cuando, en el mismo escenario, cientos de personas se empujaban para tomarse una foto con el candidato, estrechar su mano o, al menos, verlo de cerca.
Pero es que en aquella ocasión el aspirante del Revolucionario Institucional, además de ser guapo como muchas mujeres decían, vino para sembrar en el estado, incluso ante notario público, la semilla de dos grandes ilusiones para los hidalguenses, una, concluir la refinería de Tula y otra, el compromiso de un aeropuerto internacional, ambas que nunca germinaron. Caso contrario al del nuevo tricolor, cuyo discurso fue “más sencillo”.
Y aunque las banderas, gorras, sombrillas, camisetas y demás cosas con los colores e insignias priistas no faltaron, pues desde el ingreso fueron proporcionadas a los asistentes, estas no ondearon como siempre ni destacaron por utilizarse para el fin con el que fueron pensadas, no así para servir de protección contra el Sol para el público que desde las gradas miraba su celular o platicaba entre sí.


Y fue así como esta vez, aunque concluyó casi como siempre finalizan los eventos priistas, con multitudes de personas regresando a los autobuses, camionetas, microbuses y demás transportes provenientes de diversas partes del estado que los trajeron, los rostros de los presentes se marcharon impávidos de un encuentro donde las protagonista fueron la indiferencia y la apatía.
Mientras, en redes sociales las denuncias de presuntos trabajadores de dependencias estatales quienes habrían sido obligados a asistir al mitin bajo amenaza de ser despedidos no se hicieron esperar. “Hay muchos funcionarios que fueron obligados a ir al evento, y aunque eso les genera gastos, no les queda de otra porque corren el riesgo de perder su trabajo”, describía un comentario en un portal de Facebook.

Finalmente por la tarde, y como nunca antes había sido realizado con otro candidato, Pepe Meade, como le llaman sus seguidores, acudió a una “mesa de análisis” en las instalaciones de Radio y Televisión de Hidalgo, el mismo sistema que en lo que va del proceso electoral cedió la mayor parte de su tiempo al aire para el PRI y quien, con una audiencia de 44 espectadores, apapachó al aspirante a presidente en sus instalaciones.

Comentarios