Inicio Opinión Editorial Sin rastro de 15 ixmiquilpenses. ¿Las autoridades?, sin prisa

Sin rastro de 15 ixmiquilpenses. ¿Las autoridades?, sin prisa

301

Siguen desapareciendo personas y en Hidalgo las autoridades que podrían hacer algo para agilizar su búsqueda no mueven un dedo. No obstante, este diario publica hoy un caso que podría sacudir a los tomadores de decisiones: hablamos de lo que podría ser el primer caso de desaparición masiva en la entidad que involucra a 15 personas, todas originarias de Ixmiquilpan. Sobre el caso poco se sabe, pero el grupo se perdió desde el pasado miércoles cuando se dirigía a Huichapan a una reunión de la que tampoco se sabe el propósito. No obstante, y pese a que se trata de un caso insólito y grave por la cantidad de personas involucradas, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) apenas comenzó las pesquisas el pasado sábado, bajo el argumento de que deben dejar de pasar 72 horas después de que se presente la denuncia relativa a un caso de desaparición. Esto demuestra que las autoridades que deberían ser las más informadas ni siquiera saben que en noviembre de 2017 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas que en su artículo quinto refiere que uno de los principios sobre los cuales se estructuró el ordenamiento, de observancia general, es el de efectividad y exhaustividad que establece que “todas las diligencias que se realicen para la búsqueda de la persona desaparecida o no localizada se harán de manera inmediata, oportuna, transparente, con base en información útil y científica, encaminadas a la localización y, en su caso, identificación, atendiendo a todas las posibles líneas de investigación”. Dejar pasar 72 horas para comenzar a buscar a un grupo de 15 personas desaparecidas es una omisión criminal que no debería seguir ocurriendo en la entidad. El procurador estatal Raúl Arroyo debe preocuparse por actualizar a sus agentes investigadores en la materia y establecer los mecanismos que mandata la ley aprobada para todo el país. Hidalgo dejó de ser tierra segura y hoy no existe pretexto para que las autoridades sigan haciendo como si no pasara nada. De filón. Sigue la tensión por la crisis política en el Congreso y hasta ahora no se sabe si los buenos oficios anunciados la semana pasada por el senador Ricardo Monreal se concretaron en, al menos, una llamada al gobernador Omar Fayad. ¿Habrá noticias este día?

Comentarios