Sin sueño

1011

La pandemia, la cuarentena y el confinamiento en sí han traído múltiples consecuencias en nuestras actividades cotidianas. Desde quien modifica sus esquemas de trabajo y hábitos alimenticios, hasta quien ve afectados sus ciclos circadianos y horas de sueño, mezclas que, en conjunto, derivan en distintas formas de energía psíquica que desembocan –entre otras maneras– en manifestaciones de creatividad y arte.

Una de ellas fue la expresada por el maestro Anuar Jotar Magdaleno, quien haciendo gala de su radiofónica voz contribuyó en las redes sociales oficiales de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) con la declamación –entre varias más– del poema “Ensueño”, del tabasqueño Auldárico Hernández.

Uno es inquieto, jocoso e insomne, por ello, en cuanto escuché la declamación y vi el título de la obra me vino un chispazo de chusca inspiración que, a la mitad de la noche, me hizo trasladar la belleza de dicha poesía a la mundanidad de mis circunstancias.

Cabe mencionar que el presente es un divertimento que no pretende faltar al respeto ni atentar contra el sublime arte del autor original de la obra ni mucho menos contra el comunicador universitario. Es solamente una muestra más de lo que las noches de insomnio en esta cuarentena nos pueden llevar a crear.

Por tanto, y sin más ni más, les comparto mi poesía “Sin sueño” como una parodia de estos trágicos insomnios. Me permito colocarlo junto al texto original y, ya ustedes, decidirán cómo quedó.

Espero resulte de su agrado.

“Ensueño”

Del poeta tabasqueño Auldárico Hernández.
Niño
hermanito Jaguar
casta
espíritu
de mística indomable
tu fuerza será de la tierra
el Sol
el agua
el aire
y el fuego emergen de tu pecho
de tus ojos y de tus manos

El poderío de tu alma
viene de las estrellas
donde habita la fábula
de tus primeros sueños

duerme
duerme
duerme con el vuelo de las garzas
con el silencio de la selva
con el arrullo que nos dan los ríos
eleva tu sueño en las nubes
y desde los picachos de las cumbres
detente y mira a tus hermanos

Niño
hermanito Jaguar
ya es hora que despiertes
aquí los tambores y tuncules
están llamando
ven con el colibrí
viajarás en los pueblos
y hallarás en cada hermano
una mirada de tristeza
sumido en el insomnio
de una derrota ancestral

Tú ya no bajes la mirada
despierta…
despierta…
únete a las olas
únete al viento
elévate con las águilas
habla con otros jaguares
toma el hacha
el machete
haz con ellos la libertad
de tus hermanos

pide con ello
tu justicia
mi justicia
nuestra justicia…

“Sin sueño”

Yo
*Pero inspirado en el poema “Ensueño” de Auldárico Hernández (el que, por cierto, hace poco recitó Anuar Jotar).
Sueño
sueñito, soñar
calma
onírica
me cae que inalcanzable.
Pereza al tomar una siesta
sopor
letargo
ocio
y reposo que emergen si una me echo.
Cerrar ojos y cruzar manos.

El poderío en pijama
al salir las estrellas
cuando inician las fábulas
del amodorramiento.

Duermo
no duermo
más vivo con el gusto de ser garza
con el bullicio de su esencia.

Buscando arrullo en que se quite el frío
alzo mi anhelo hasta las nubes
y cuando me doy cuenta que no pude,
me paro y tapo con más trapos.

Sueño
sueñito, soñar
por favor no me despiertes
aunque suenen alarmas y tambores
no estés fregando
ve a enchinchar por allí
vete a algún otro pueblo
y verás que algún paisano
se quita la somnolencia
sin padecer insomnio
ni haber dormido fatal.

Tú ya no pruebes la cabeceada
jetea…
jetea…
duerme y no hagas olas
duerme, aunque haga viento
encomiéndate a las ánimas
duerme como otros carnales
cambia almohadas
toma leche
busca así la oportunidad
de estar soñando.

Logra con ello
tu dormida
mi dormida
nuestra dormida…

Comentarios