ROSSANA RODRÍGUEZ CRUZ
Coordinadora delegacional de competitividad.- El área laboral es uno de los espacios de mayor crecimiento para las personas, sin embargo, algunos factores personales y ambientales han contribuido a que en la actualidad se hagan presentes síntomas biopsicosociales que en su conjunto forman parte del Síndrome de Burnout, también conocido como síndrome de estar quemado, y que está relacionado con la última fase de un continuo estrés mantenido en el empleado y causado por el puesto de trabajo que maneja.

En ese sentido, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizó un estudio con 500 profesionistas y detectó que 100 por ciento de los encuestados presentó estrés laboral, de los cuales 60 por ciento manifestó sentir niveles altos, así como daños físicos, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció oficialmente al Burnout como una enfermedad.

Dicho padecimiento se caracteriza por una carencia de energía y recursos emocionales, actitudes y sensaciones negativas respecto a los demás, donde el empleado experimenta un gran descontento e insatisfacción hacia sus labores y una mala opinión de su progreso laboral.

No obstante, existen estrategias de prevención como técnicas de relajación física y control de la respiración, mismas que ayudarán a la persona a tener una respiración más larga y profunda; además del desarrollo de habilidades y competencias sociales; consumo de alimentos en horarios saludables y con dieta equilibrada; ejercicio físico; autocontrol de pensamientos negativos.

Además de la eliminación de actitudes disfuncionales como el chisme, crítica y agresión; contar con redes de apoyo saludables, tanto fuera como dentro del área laboral, por lo que se recomienda realizar descansos durante el trabajo, así como disfrutar de actividades preferidas, desarrollar habilidades y competencias que permitan realizar funciones laborales de la mejor manera y por supuesto, un buen desarrollo de equipos de trabajos de alto desempeño.

Pese al panorama y pensar que lograr organizaciones libres de Burnout puede parecer una fantasía, es importante trabajar en la dinámica de las empresas o instituciones, así como en el empoderamiento saludable de los empleados para contribuir así a la disminución del Burnout.

Padecimiento

Ese mal es un proceso por el cual las actitudes y comportamiento del profesionista cambian de manera negativa en respuesta a la tensión del trabajo, el cual se describe en tres etapas:

  1. Desequilibrio entre recursos y demandas
  2. Desarrollo de tensión, fatiga y agotamiento emocional
  3. Cambios en actitudes y comportamientos hacia los demás

Algunos factores personales y ambientales han contribuido a que en la actualidad se hagan presentes síntomas biopsicosociales

Existen estrategias de prevención, como técnicas de relajación física y control de la
respiración

Comentarios