Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Martín Melgoza Chávez
Juan García Lastiri

¿Sabías qué?

El centro de estudios de finanzas públicas de la Cámara de Diputados escribió un artículo sobre la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, promulgada el 27 de abril de 2016, la iniciativa establece la creación de un Sistema de Alertas dentro de las obligaciones financieras de las entidades federativas, los municipios y los entes públicos. La ley determina que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) deberá evaluar a aquellos entes públicos locales que tengan financiamientos u obligaciones inscritos dentro del registro público único, de acuerdo al nivel de endeudamiento. El reglamento del Sistema de Alertas, publicado el 31 de marzo de 2017, establece que la primera evaluación de las entidades federativas debe ser publicada a más tardar el último día hábil de junio de 2017, mientras que la primera evaluación de los municipios deberá ser publicada a más tardar el último día hábil de octubre, meintras que la correspondiente al resto de los entes públicos locales, como organismos públicos descentralizados, paraestatales, organismos autónomos, etcétera, a más tardar el último día hábil de agosto de 2018. En cumplimiento de lo anterior, el 31 de octubre la SHCP publicó la primera evaluación del Sistema de Alertas de los municipios, misma que considera información al segundo trimestre de 2017 y de la cual se exponen los resultados en este documento. Es importante subrayar que los resultados de la evaluación no tendrá efecto alguno sobre los techos de financiamiento que se autoricen a los municipios, sino que se publicarán con fines meramente informativos. De acuerdo al reglamento del Sistema de Alertas, la primera evaluación de la deuda de los municipios que tendrá efectos vinculantes sobre los techos de financiamiento de los mismos deberá ser publicada a más tardar el último día hábil de julio de 2018, debiendo considerar información de la cuenta pública al 31 de diciembre de 2017.
La iniciativa también estableció que deberán considerarse tres indicadores para la evaluación del nivel de endeudamiento del ente público local:
1. Deuda pública y obligaciones como proporción de los ingresos de libre disposición, vinculado con la sostenibilidad de la deuda del ente público. Dentro de la medición del saldo de la deuda pública y obligaciones se contabilizará el saldo de aquellos créditos contratados por el ente público, emisiones bursátiles, deuda en la cual el sujeto otorga su respaldo mediante una fuente de pago propia, obligaciones derivadas de asociaciones público-privadas, contabilizando únicamente la parte de inversión, y cualquier otra obligación que implique pagos financieros programados. Para los ingresos de libre disposición se incluyeron los ingresos locales más las participaciones federales, especificando que para las entidades federativas se restarán aquellas participaciones federales otorgadas a los municipios.
2. Servicio de la deuda y obligaciones como proporción de los ingresos de libre disposición, vinculado con la capacidad de pago. En la medición del servicio se contabilizarán las amortizaciones, intereses, comisiones y demás costos financieros derivados de los financiamientos y obligaciones incluidos en el indicador anterior, exceptuando aquellas amortizaciones realizadas de manera anticipada.
3. Obligaciones a corto plazo, proveedores y contratistas como proporción de los ingresos totales, indicador vinculado con la capacidad financiera del ente público para hacer frente a las obligaciones contratadas a plazos menores de 12 meses. En este indicador se contabilizarán los adeudos que tiene el sujeto con proveedores de bienes y servicios, contratistas por obras públicas y financiamientos que deben ser liquidados en un plazo menor a 12 meses. Los ingresos totales se definen como los ingresos de libre disposición más las transferencias federales etiquetadas.
Del análisis de la información publicada por la SHCP, se destaca lo siguiente:
De los 2 mil 445 municipios del país, solo 858, es decir, 35 por ciento cuentan con obligaciones financieras inscritas en el registro público único de la Secretaría de Hacienda.
De esos municipios, casi la mitad, 46.2 por ciento, no pudieron ser evaluados por la secretaría, debido a que no entregaron la información necesaria.
De los 461 municipios que sí fueron evaluados, ninguno presentó un nivel de endeudamiento elevado.
El 20 por ciento de los municipios evaluados, 93 alcaldías, presentaron un nivel de endeudamiento en observación. Entre esos destacan aquellos cuyo indicador más importante, el de deuda pública y obligaciones sobre ingresos de libre disposición, se ubicó en un rango medio, siendo Ensenada y Tijuana, en Baja California; Juárez, Chihuahua; Juchitán, San Juanito de Escobedo, San Marcos, Tequila y Tonalá, de Jalisco; Guadalupe, Nuevo León; Acatlán de Osorio, Libres, San Martín Texmelucan y San Salvador el Seco, en Puebla; Othón P Blanco, Quintana Roo, así como Navojoa y Nogales de Sonora.
El 80 por ciento restante, es decir, 368 municipios, presentaron un nivel de endeudamiento sostenible. En estos casos el indicador más importante siempre se ubica en rango bajo.

Feliz Año Nuevo.
¡¿Usted qué opina?!

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios