Soberana de cine

196
Alejandro Sandoval

Somos medias personas, arrancadas de las páginas de alguna extraña mitología con nuestras dos caras, la humana y la Corona, ensartados en una feroz guerra civil que no tiene fin y que torpedea todos nuestros actos humanos
“The Crown” (2016)

Isabel II es la actual monarca de la Gran Bretaña, cabeza de la Iglesia anglicana y reina de 16 de los países soberanos que integran la mancomunidad del Imperio británico, uno de los más viejos y continuos de la historia mundial, con 65 años en el trono es la regente que lleva más tiempo en sostener el peso de la Corona, tiene 91 años de edad y su reinado sorteó el cambio de siglo y la necesidad de modernizar su institución que, más que hacer política, debe asegurarse de ser vista como símbolo nacional y unión de su pueblo.
Monarcas van y monarcas vienen, sobre todo en el cine, justo en este siglo mutante que a la segunda Isabel le tocó transitar, la revolución cinematográfica propuso un escenario alterno a la manera tradicional de contar la historia, incluso de transgredir los discursos oficiales y las imágenes impecables con caricias de humanidad, drama y soundtracks. Por la pantalla grande ya pasaron al menos tres de sus notables antecesores: su padre Jorge VI el tartamudo [El discurso del rey (2010)] y sus tatarabuelas Victoria [La reina joven (2009)] o [La reina Victoria y Abdul (2017)] e Isabel I, la reina roja [Elizabeth: la edad de oro (2007)] pero ninguno de ellos tuvo la oportunidad de decir si les gustaba o no cómo los habían retratado en las películas.
Isabel II ya se vio varias veces, sin contar las piezas teatrales o las parodias que seguro no le vinieron de lo mejor, la reina longeva, por ejemplo, ya tuvo la oportunidad de cenar con Helen Mirren, la actriz que la interpretó en The Queen (2006), el filme que contó los años en que tuvo que lidiar con la muerte de la princesa Diana de Gales y ahora, en los últimos meses, la monarca de los dos siglos abrió su cuenta de Netflix para verse de nuevo, ahora en los primeros 10 capítulos de “The Crown”, la serie original que la lleva a recordar sus primeros años, cuando tomó el trono vacante que le dejó su padre el rey tartamudo, ella tenía 23.
De la madurez y temple de Helen Mirren a la candidez de Claire Foy, la joven actriz que hace otra versión de Isabel, la reina novata que enfrenta las consecuencias de su título que no son las mismas para sus antecesores, ser una media persona, como reflexiona la serie escrita por Peter Morgan, “medias personas, arrancadas de las páginas de alguna extraña mitología con nuestras dos caras, la humana y la Corona, ensartados en una feroz guerra civil que no tiene fin y que torpedea todos nuestros actos humanos”.
Peter Morgan, quien por cierto también escribió el guion de The Queen, coloca los cimientos de una gran serie biográfica que no se engolosina con su personaje central, pues sabe que se trata de una jefa de Estado involucrada con momentos y personajes trascendentales para la historia de una nación, así que saca provecho, por ejemplo, del papel del primero de 14 primeros ministros de Isabel (y contando), el legendario Winston Churchill, quien condujo al Reino Unido en la segunda Guerra Mundial y fungió como tutor de la joven reina, o su esposo Felipe, cuyo interpretante ostenta los rasgos más parecidos al real duque de Edimburgo que debió permitir que sus hijos no llevaran su apellido.
Hay que destacar el valor histórico de la serie, no es la visión, por ejemplo, de la revista Hola a quien solo importa el chusmerío de la realeza o los diseñadores que la visten, “The Crown” se ocupa de los hechos registrados por los periódicos del siglo XX, la independencia de la India, la gira de la todavía princesa Isabel por los países de la mancomunidad británica ante la enfermedad de su padre, la muerte del rey tartamudo, la misteriosa niebla que mató a cientos de británicos en la década de 1950, la enfermedad de Churchill y su negativa a dejar el cargo, el matrimonio prohibido de la princesa Margarita… todo está en esta primera decena de capítulos que aguarda por cinco temporadas más.
Y si Isabel, la Soberana del cine, ya dio con beneplácito el visto bueno a la serie de Morgan, con especiales aplausos a la música de Rupert Gregson-Williams, no sé qué más esperas para mirarla, si no lo has hecho programa cuanto antes tus tardes de “The Crown” a la hora del té o con el abrazo de un buen café.

Partículas

El próximo 8 de diciembre, la cita del estreno de Netflix de la segunda temporada de “The Crown”. Isabel II ya cuenta 10 años en el trono, lleva tres primeros ministros en su cuenta y ninguno terminó su periodo de gobierno. La reina debe lidiar con los nuevos escándalos de su hermana la princesa Margarita y los fantasmas de su matrimonio. Es la segunda entrega de tres con la actuación de Claire Foy, quien dejará de interpretar a la reina para dar paso a los años de era actual. ¿El Imperio se desmorona?

@lejandroGALINDO

Comentarios