*Los ciudadanos entendieron el valor de su voto
*Dieron todo su respaldo a Andrés Manuel López Obrador

A 30 años del inicio de la lucha de la izquierda mexicana encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano para lograr a través de las urnas la transformación del país y el cambio profundo del viejo régimen podrido y corrupto, el domingo primero de julio México inició una nueva etapa en la historia reciente, para retomar el cambio democrático al dar abrumadoramente el respaldo a Andrés Manuel López Obrador, arrasando por completo a sus opositores de las alianzas del PRI, PVEM, Panal y la del PAN-PRD-MC, coaliciones que representaban más de lo mismo e incapaces de entender a un pueblo harto de engaños, de soportar malos gobiernos, de ser los gravemente afectados por las reformas “estructurales” privatizadoras, afectando su nivel de vida por las alzas a las gasolinas, al gas y la electricidad y todas sus consecuencias inflacionarias, así como el aumento de la inseguridad y el desempleo.Ese despertar ciudadano, cuya voluntad de un cambio verdadero expresado desde 1988 fue frenado por los fraudes electorales y los 12 años de los gobiernos panistas que desperdiciaron la oportunidad de responder a las demandas democráticas, de un mejor vivir que es anhelo natural de los pueblos, para tener oportunidades de desarrollo para todos de manera incluyente y en libertad, fueron conculcados por las políticas neoliberales de esa clase política oportunista y rapaz del PRI y del PAN y sus partidos cómplices, quienes cegados por la ambición de poder y los negocios turbios para enriquecerse, saqueando las arcas públicas –como sus gobernadores–, a los que Peña Nieto presumía diciendo que eran “una nueva generación de políticos jóvenes”, que en realidad resultaron ser unos verdaderos bandidos, una minoría que goza de privilegios y de impunidad, a la vista de una mayoría del pueblo empobrecido, que los vio y decidió un ¡Ya basta!, y que además entendió el valor de su voto, el cual ejerció libremente para infringirles una merecida derrota electoral.
Esa lección, que el pueblo le da a quienes traicionaron este país y nos da la oportunidad al proyecto alternativo de nación de Morena, no la vamos a desaprovechar, ya que la propuesta de un cambio radical pacífico garantiza un manejo honesto, racional y eficiente del erario público con absoluta transparencia, que va a terminar de tajo con la corrupción, los despilfarros y las desviaciones, que además promoverá la reactivación económica como el desarrollo prioritario de las regiones, a través de reencauzar el presupuesto nacional, con la reactivación del campo, la recuperación de la soberanía energética, la ampliación de los programas sociales de manera incluyente, el impulsar una verdadera revolución educativa que dará oportunidades a todos los jóvenes de estudio y las becas, así como impulso a nuevas políticas públicas para la cultura, la recreación y el deporte, serán debidamente ejecutadas cumpliendo todos las propuestas ofrecidas, con un equipo de mexicanos profesionales capaces y legisladores comprometidos con ese proyecto de transformación.
En el estado de Hidalgo se dio también una gran lección a la clase política caciquil y corrupta que nos ha gobernado casi 90 años, donde Morena arrasó con el voto masivo y libre de una ciudadanía que salió libre, decidida y sin miedo a botarlos con una participación de más del 65 por ciento del padrón electoral que dio el triunfo de las dos senadurías, las siete diputaciones federales y hasta ahora 17 de las 18 diputaciones locales que le dan una impresionante mayoría legislativa, que cambiará de tajo el equilibrio del poder para hacer efectiva la independencia del Congreso local, que revisará a fondo las cuentas públicas y el correcto uso del presupuesto del gobierno del estado y de los municipios, que propondrá un presupuesto 2019 acorde a las necesidades y prioridades de las zonas marginadas, que hará realidad la autonomía del poder judicial y de las instituciones autónomas, pero sobretodo, será garante para retomar el Estado de Derecho, hoy conculcado a la mayoría de los hidalguenses por decisiones y prácticas autoritarias.
Esa decisión mayoritaria de los hidalguenses debe ser bien entendida y asumida por el ciudadano gobernador del estado, quien está obligado a demostrar en la práctica que respetará de a de veras el mandato de las urnas, debe entender que su intromisión en el proceso electoral no le resultó, que lastimó su investidura como primer mandatario y que debe recuperarse la gobernabilidad que también ha puesto en riesgo. Que su confrontación con actores del estado que decidieron sumarse al proyecto de Andrés Manuel López Obrador en nada le beneficia, sino todo lo contrario. Es preciso que mande una señal positiva con esta nueva realidad y debe liberar de inmediato y sin cargos a la contadora Gabriela Mejía, coordinadora de administración de la UAEH, injustamente detenida, a quien se le han violado todos sus derechos, y dejar de perseguir a todos los opositores políticos y sociales para que retorne la paz y la tranquilidad en nuestro amado estado de Hidalgo.

facebook: ricardobaptista
e-mail: [email protected]

Comentarios