Sombríos tributos por aniversario 17 del 11S

98
11S

Washington.- Los estadunidenses conmemoran ayer el aniversario 17 del 11-S con sombríos tributos, proyectos de voluntarios y un nuevo monumento a las víctimas, luego de un año en el que dos ataques demostraron que la amenaza del terrorismo persiste en la mayor ciudad del país.

Miles de familiares de víctimas del 11-S, sobrevivientes, rescatistas y otros acudieron al acto del World Trade Center, en Nueva York, mientras que el presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence acudieron a Pensilvania y el Pentágono, respectivamente, los otros dos lugares donde los atacantes estrellaron aviones secuestrados el 11 de septiembre de 2001, en el atentado terrorista más letal en suelo estadunidense.

Trump y su esposa Melania participaron en una ceremonia en el memorial del 11-S ubicado en un campo cerca de Shanksville, Pensilvania, donde el pasado sábado se inauguró la Tower of voices. Pence asistió a los actos del Pentágono, en Washington.

Trump, un republicano nacido en Nueva York, aprovechó el aniversario del año pasado para lanzar una dura advertencia a los extremistas y puntualizó que “Estados Unidos no puede ser intimidado”.

Casi 3 mil personas fallecieron en los ataques del 11-S, una tragedia que sigue dando forma a las políticas y la política estadunidense, además de a la vida cotidiana en lugares como aeropuertos u oficinas, incluso aunque sea una presencia menos constante en la conciencia colectiva luego de 17 años.

Poco después del aniversario del año pasado se produjo un claro recordatorio: una camioneta atropelló a ocho personas, quienes murieron, en un sendero cicloturista a unas pocas manzanas del World Trade Center en Halloween.

En diciembre, un potencial suicida detonó una bomba de fabricación casera en un pasadizo del metro cerca de Times Square, según las autoridades. Los sospechosos de ambos ataques estaban inspirados por el grupo extremista Estado Islámico.

Comentarios