Inicio Opinión Columnas Somos totalmente FUL

Somos totalmente FUL

138

“Para Elvira, lectora de bella sensibilidad. En amistad.” Angelina Muñiz-Huberman.

Y una de mis escritoras favoritas se acuerda de mí y me dice bajito al oído: te traigo un regalo. Entonces pone en mis manos la nueva edición de Dulcinea encantada. Hago un gran esfuerzo por no soltarme a llorar. Esos detalles y más momentos inolvidables cada año me deja la Feria Universitaria del Libro (FUL).

Este 2018 fui anfitriona en el pabellón internacional Margarita Michelena, donde durante 10 días presentó a creadores y sus palabras. Cada quien llega con su libro bajo el brazo y una enorme sonrisa, satisfechos de ver un auditorio lleno.

Ahí está Jenaro Villamil provocando con su aguda crítica. Saúl Ibargoyen con sus 88 años llenos de poesía. Marisa D’Santos, siempre generosa, invitó a muchos amorosos de la literatura. Carmen Haro hace trazos coloridos del perfil del doctor Atl Diego José todo un poeta. El esfuerzo gozoso de Octavio Jiménez convoca a buscar cuervos en nuestra alma.

Roger Vilar llega tarde y corriendo, pero desde que entra trae su libro en la mano, listo para compartirlo. Susana Iglesias me convence que las poetas malditas nos bendicen.

Plaqueta y Andonella ofrecen una guía colorida para la vida de las adolescentes del siglo XXI. Improviso 20 minutos para dar tiempo a que lleguen los autores de El universal ilustrado y, oh, ellos me regalan su hermoso libro. La pasión de Alfonso Valencia, nuestro escritor…

Todo eso y más es la FUL. ¿No te cansas? ¡Qué chinga! ¿A qué hora comes? ¡Qué envidia, te saludó Edith González! ¿Estarás el otro año? Preguntas y advertencias, felicitaciones y sorpresas. Pero detrás de todo ese escenario está un equipo de alma garza. Desde Pepe Soto que acomoda los micrófonos o Liz que recibe a los invitados. Mis niñas Luz y Sairani corren de un lado para atender bien a los invitados. Los niños becarios, que en un descanso hasta cantan conmigo. Las niñas becarias siempre atentas. David García pendiente en la computadora y las presentaciones. Nuestro equipo de intendencia dejando todo impecable a cada segundo. Marco Antonio Alfaro, presidente de la FUL, siempre pendiente. Adolfo Pontigo Loyola, rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, saluda y motiva a cada persona que encuentra a su paso. El apoyo total del Patronato Universitario y don Gerardo Sosa Castelán. El doctor Agustín Sosa, secretario general de nuestra universidad, y su buen humor siempre contagioso. Efraín, del centro de cómputo que llegó con la lamparita que un invitado necesitaba para su lectura. Los de Protección Civil tan caballerosos. Ale Farfán y sus atenciones. La maestra Érika Moctezuma que tempranito pasaba a asomarse por si necesitaba yo algo. Adolfo Arroyo y su radio para reportar buenas nuevas. Mi Mafalda, sentadita en su banca, iluminó el lugar. Pero no puedo cerrar ese recorrido gozoso sin mencionar al equipazo FUL, a quienes como yo estuvieron en cada sala pendientes de cada presentación, siempre en primera línea, con la sonrisa dibujada y el orgullo garza al anunciar: “Les damos la bienvenida en esta Feria Universitaria del Libro…”. Gracias Mauricio Ortiz Roche, Patricia Sierra Guzmán (auditorio Nicolás García San Vicente), Irma Quintero López (auditorio Josefina García Quintanar), José Antonio Hernández González (sala Gonzalo Martré) y José Rogelio Escorcia Hernández (sala Agustín Ramos). Y sí, somos totalmente FUL.

Comentarios