Huele a incienso, suena el trío huasteco y el centro cultural Víctor Manuel Ballesteros se inunda de misticismo. La agrupación Apokalipsis nos lleva entre huesudas y catrines por un paseo que  va de adrenalina presurosa al remanso del alma.

Comentarios