Sorprende OSUAEH con magistral concierto

541
OSUAEH
El recital arrancó con Estudio a la Bruckner para trombón, donde el director artístico de la orquesta Gaétan Kuchta formó parte del ensamble

Pachuca.- Sonidos de México y el Mundo fue el nombre del sexto concierto que la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH) presentó como parte de su segunda temporada virtual; en esa ocasión, destacó la interpretación de la pieza El canto del violín de José Fabián Romero Gómez y la composición sorpresa de Yetlanezi Mendoza Jänsch: El espiral.

El recital arrancó con Estudio a la Bruckner para trombón del profesor de música de cámara uruguayo Enrique Crespo. La interpretación contó con cinco trombones y una tuba, además de la participación de Gaétan Kuchta, director artístico de la OSUAEH, quien formó parte del ensamble.

Posteriormente, la embajadora cultural de la máxima casa de estudios de la entidad sorprendió con Nessun Dorma para trombón del italiano Giaccomo Puccini. El autor contribuyó mucho a la concepción musical en el cine, por el uso de pasajes y recursos tonales que se definían por las necesidades dramáticas de la obra.

Al término de esa intervención, fue el turno de Pavana, tema para piano creado en 1887 por el organista y pianista francés Gabriel Fauré. Recibe su nombre de la danza de procesión de la corte española que refleja la elegancia en un modo modesto.

También, destacó la icónica Millonga del ángel, del escritor argentino Astor Piazzolla. Esa partitura se caracteriza por la variedad ligera y alegre de sus notas y su impacto en el espectador provoca un ambiente enigmático-sentimental, cuyo fondo es rítmico y sonoro.

Como parte de las sorpresas que la OSUAEH presentó estuvo El canto del violín, del maestro José Fabián Romero Gómez, quien relató la experiencia que le dio componer esa pieza, además de que en esa misma expresa sentimientos guardados que son difíciles de decir con palabras. Su característica sonora radica en la ramificación de sonidos y notas mismas que el escritor espera que el público encuentre.

Casi al final de la velada, fue interpretada la famosa Libertango de Astor Piazzolla y a su término dio paso a la segunda sorpresa: El espiral de Yetlanezi Mendoza Jänsch, quien forma parte de la sección de violas de la orquesta.

Describió la dificultad de la inclusión de nuevas obras en la rama de violas; además, añadió que el ámbito cultural mexicano necesita más apoyo. Por último, indicó que su obra expresa, a través de cuatro movimientos, la unión con la naturaleza, el evitar ser consumido por la tecnología, además de que representa el miedo y enfermedad.

Dicha composición fue una de las ganadoras del Concurso para Compositores Mexicanos que la OSUAEH realizó a mediados de este año. El concierto finalizó con Danza sacra y profana del escritor de Claude Debussy.

De interés

Comentarios