En la sesión especial de ayer en el consejo permanente de la Organización de los Estados Americanos

AGENCIA REFORMA
Washington.- La decisión del nuevo gobierno de México de no hacer uso de la palabra sobre la crisis en Nicaragua, en la sesión especial de ayer en el consejo permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), sorprendió a diplomáticos latinoamericanos entrevistados por Reforma.

Convocada para abordar el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que condena al gobierno del presidente Daniel Ortega por cometer crímenes de lesa humanidad, la Misión Permanente de México no se pronunció en la sesión.

“Estamos todos sorprendidos que no haya tomado la palabra. Al final México forma parte del grupo de trabajo (del consejo permanente para Nicaragua)”, comentó un embajador de un país latinoamericano, quien solicitó el anonimato.

Creado el 2 de agosto por una resolución del consejo permanente de la OEA, el Grupo de Trabajo para Nicaragua es un grupo de 12 países, incluido México, que busca encontrar soluciones pacíficas y sostenibles a la situación de violencia que ese país vive desde abril.

“(Los mexicanos) están participando (en el grupo de trabajo), pero parece que no tienen muchas instrucciones de su capital sobre cómo actuar”, comentó otro embajador también presente en la sesión del jueves y que también solicitó el anonimato.

Con la ausencia del embajador titular Jorge Lomónaco, la Misión Permanente de México estuvo representada en la sesión sobre la crisis de Nicaragua por el segundo secretario Óscar Francisco Holguín y fue una de las más de 20 de 34 representaciones que no hizo uso de la palabra.

“Lo lamento. No sé si serán las épocas navideñas, pero es más probable que sean las instrucciones de la nueva cancillería de no tomar la palabra”, afirmó un tercer embajador de otro país latinoamericano también presente en la sesión.

El 20 de diciembre, los 12 países miembros del Grupo de Trabajo, incluido México, condenaron la decisión unilateral de Nicaragua para concluir el mandato del GIEI y suspender la presencia del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) de la CIDH.

Sin embargo, ayer la delegación mexicana y la de Guyana fueron las únicas que no hicieron uso de la palabra durante la sesión.

Desde el inicio de la violencia contra manifestantes en abril, el anterior gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto apoyó con su voto al menos tres resoluciones relativas a Nicaragua en el consejo permanente de la OEA, dos de las cuales piden al presidente Ortega cesar la represión.

Comentarios