El mundo del cómic, a nivel mundial, está de luto: Stan Lee, uno de los contadores de historias más prolíficos en la narrativa gráfica, deja este plano existencial tras 95 años y un universo de superhéroes tan inmenso como su imaginación. Ante ello, no podíamos negarnos a brindarle un pequeño pero significativo homenaje sobre el legado que el historietista neoyorquino nos dejó…

1. Stan Lee fue un personaje central para desmitificar, en Estados Unidos (EU), al cómic como medio sin valor cultural. Corría la década de 1960 y la historieta vivía tiempos difíciles: una década antes, la publicación del libro La seducción del inocente del psicólogo Fredric Wertham había calificado a las narrativas gráficas como un objeto que atentaba contra las buenas costumbres de la sociedad estadunidense, lo que orilló a la creación de la Comics Code Authority (1954), organismo encargado de aprobar la divulgación de diferentes obras.

Tan pronto como algunos de sus héroes comenzaron a ganar notoriedad, y ante el clamor de los movimientos sociales y artísticos como el arte pop, Stan Lee fue una de las figuras que se adentró a universidades para conversar sobre su obra y el impacto que estaba causando en una generación de lectores. Poco a poco, el cómic en Estados Unidos comenzó a ser valorado.

2. Superhéroes que aluden a la realidad. Los héroes de Marvel tuvieron gran aceptación entre el público por ser personajes con problemas cotidianos con los que se pudieran identificar. El caso más importante, el querido Hombre Araña, un adolescente que, además de combatir el crimen, debía lidiar con las penurias de la vida estudiantil. Posteriormente, el otrora Peter Parker luchaba para pagar la renta a tiempo, zurcir su disfraz luido y cumplir con su trabajo como fotógrafo freelancer en el diario El Clarín. Al final, se convirtió en un importante científico.

Pero esta alusión a la realidad no se quedaba solamente en la vida cotidiana, ya que Stan Lee supo hacer en sus cómics varias metáforas sobre los problemas sociales más importantes en Estados Unidos. Para muestra los X-Men, grupo de mutantes que combate al crimen al tiempo que busca la aceptación y tolerancia de la sociedad de EU, los cuales aluden al movimiento por los derechos civiles encabezado por el doctor Martin Luther King.

Posteriormente, los Hombres X harían alusiones a otros movimientos y problemáticas como el movimiento feminista y, en tiempos más recientes, la migración y el Occupy Wall Street.

3. El rey del cameo. El historietista neoyorquino era gran admirador de Alfred Hitchcock; estaba maravillado con que la rúbrica del cineasta fueran sus cameos, apariciones breves en situaciones hilarantes. Cuando Bryan Singer tomó las riendas de X-Men, filme que comenzaría el auge por el cine de superhéroes, Lee vio la oportunidad de homenajear a uno de sus ídolos y, sin querer queriendo, regalarnos algunos de los momentos más divertidos en las películas basadas en los cómics de Marvel.

Sus cameos no se quedaron en el cine, también se trasladaron a otros medios, como la televisión, en series como “Heroes” o “Entourage”, e incluso los videojuegos. En The amazing Spider-Man 2 los usuarios tienen la oportunidad de jugar con Stan the Man y en el reciente Marvel’s Spider-Man protagoniza una de las escenas más entrañables. Así, si decimos la palabra “cameo”, una de nuestras primeras referencias es, sin duda, Stan Lee.

Stan Lee

Descansa en paz, Stan Lee.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios