Sube a 30 el número de víctimas en Coatzacoalcos

262

Xalapa.- Familiares de las personas que perdieron la vida en el ataque al bar El Caballo Blanco en Coatzacoalcos, Veracruz, iniciaron los trámites para que ese hecho sea considerado una violación grave a los derechos humanos, además de que se establezca la responsabilidad del Estado mexicano y las medidas de reparación del daño que ameritan.

Con la asesoría de Alan Domínguez Muñoz, defensor independiente de los derechos humanos, las familias ofrecieron una conferencia de prensa para denunciar que hubo muchas omisiones de parte de las autoridades de los tres niveles de gobierno que propiciaron ese atentado.

Ayer, la Secretaría de Salud de Veracruz confirmó que un joven de 19 años, quien era atendido por quemaduras que sufrió durante el ataque al bar, falleció en un hospital de Coatzacoalcos. Con ese, el número de víctimas incrementó a 30.

Entre los familiares estaba la madre del joven Agustín Javier Ronzón, Vero Ronzón, quien mencionó que su familia fue revictimizada por algunos medios de comunicación que falsamente informaron que su hijo era el dueño del bar El Caballo Blanco, hecho que derivó en amenazas a su familia y que ella fuera ingresada al hospital.

La mujer insiste que a su hijo se lo llevó la Policía y luego apareció el video donde se observa que fue decapitado. Y posteriormente, algunos medios se encargaron de difundir que era el dueño del bar El Caballo Blanco.

La mujer desmintió lo publicado en medios, y pidió a las autoridades estatales que informen sobre por qué su hijo fue detenido por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y luego aparece en un video donde es decapitado.

Comentarios