La contingencia que actualmente vivimos por el coronavirus (Covid-19) tiene doble rasero: por un lado, la emergencia sanitaria, por la rápida transmisión del patógeno: y por el otro, la crisis económica por los efectos colaterales que implica la cuarentena y las medidas de distanciamiento social. Para hacer frente a la reducción drástica de las actividades económicas, el gobierno federal y los estatales aplican ya medidas de contención que permiten tomar un respiro a quienes dejaron de percibir ingresos durante la contingencia. Incluso, instituciones bancarias ya anunciaron la postergación de cobros de créditos y tarjetas, lo que sin duda es un alivio para la población. Pero la economía es mucho más compleja que los programas que puedan lanzar gobiernos e instituciones bancarias. En un recorrido realizado por este diario, se encontró que algunos productos de primera necesidad han registrado incrementos en sus precios, lo que agrava la ya de por sí precaria situación de muchas familias. El huevo, limón y aguacate son algunos de los productos que registraron ya un alza notable. El huevo se cotiza entre los 40 y 42 pesos el kilo, cuando apenas hace una semana estaba en 36; el limón actualmente vale entre 30 y 32 pesos cuando hace unos días podía adquirirse con 18 o 20 pesos; mientras que el aguacate pasó de 50 a 60 pesos el kilo. Ante esa situación, la Secretaría de Economía podría intervenir y verificar si los aumentos corresponden a una lógica de mercado o si están siendo inflados de manera artificial por productores o intermediarios. Si es así, el gobierno puede intervenir para proteger los bolsillos de la ciudadanía, que en estos momentos sufre ya las consecuencias de la parálisis económica. Es preciso vigilar que el alza de precios no se vuelva una práctica generalizada a propósito de la contingencia, pues quienes más resentirán los efectos de una escalada serán, como siempre, los sectores más desprotegidos. De filón. Ayer se sumaron más voces a favor de postergar las elecciones en Hidalgo. Desde la Ciudad de México, el dirigente nacional del PAN Marko Cortés dijo que la prioridad debe ser cuidar la salud de la población y de los candidatos, justo cuando la curva de contagios por el Covid-19 parece que no cederá para junio, cuando está programada la contienda electoral. En ese mismo sentido se pronunció el independiente Ricardo Crespo, quien coincidió en que la salud es primero.

Comentarios