Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

En el fondo editorial de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) aparece publicado el libro Subjetividad, capital y poder. Una aproximación al análisis de disposiciones neoliberales, coordinado por Edgar Noé Blancas Martínez, profesor investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu).
Ese texto universitario tiene entre sus propósitos analizar de manera académica las tendencias del neoliberalismo en el país, sus repercusiones en el ámbito económico y social, pero sobre todo constituir temas de debate para el análisis de las políticas públicas que contribuyan a optimizar las condiciones de mejora continua de la población, que cada día demanda, en su justo derecho.

Lo neoliberal se refiere, en términos comunes, a políticas económicas que privilegian el libre mercado sobre ciertas protecciones al trabajo, la producción y el comercio, e incluye, entre otras acciones, la privatización de empresas públicas, la desregulación económica o la flexibilización laboral, las cuales en México comenzaron a implementarse a partir de la crisis de la década de 1980. No obstante, esa visión, que suele distinguir solo al actor gubernamental y se circunscribe a la esfera económica, resulta reduccionista, pues invisibiliza otros actores y procesos sociales, políticos y culturales que con mayor intensidad conforman prácticas neoliberales. En ese sentido, el libro Subjetividad, capital y poder. Una aproximación al análisis de disposiciones neoliberales, es una invitación a observar de manera abierta lo neoliberal.

Son tres los ejes de análisis en el texto, en torno a los cuales cada uno de los capítulos contribuye en cierta medida. Primero, “la subjetividad” como forma de nombrar, percibir y apreciar el mundo. Segundo, “el capital” como interés primario en la estructuración de un espacio conflictivo. Y tercero, “el poder” como relación social en esa estructura social.
Los capítulos primero y segundo analizan el trabajo desde la subjetividad. En 1995, Jeremy Rifkin anunciaba el fin del trabajo, pues el incesante aumento del número de personas infraempleadas y desempleadas hacía perder la esperanza en una sociedad donde el trabajo fuera el medio para obtener ingresos. No obstante, en el apartado “El neoliberalismo y las razones de la centralidad del trabajo en México. Una aproximación a su relación a partir del análisis de la Encuesta Mundial de Valores”, Carlos Mejía Reyes y José Aurelio Granados Alcantar demuestran que el trabajo aún guarda fuerte centralidad en sociedades como la mexicana.

En el capítulo “Subjetividades neoliberales del trabajo. Nuevos enclasamientos en la Encuesta Nacional de Valores en Juventud y la Encuesta Nacional de Micronegocios (2012)”, Edgar Noé Blancas Martínez y Leonardo Ortiz Ortega se preguntan si las nuevas formas de trabajo producen nuevas clases o grupos sociales, es decir, si las formas de flexibilización laboral e incremento de la informalidad se han subjetivado de manera tal que se suplante la identificación o pertenencia al grupo de empleados asalariados, por otras como la de empleados empresarios y la de emprendedor. Los autores concluyen que no es así, pues solo pequeños sectores de trabajadores llevan consigo rasgos de un espíritu emprendedor o de compromiso con la empresa. La mayoría de los trabajadores aún mantiene una preferencia e identificación con los empleos seguros y estables.
En el tercer apartado, Benito León adopta el enfoque de la gubernamentalidad de Foucault para dar cuenta del gobierno de los pobres. En el capítulo “El régimen de gobierno neoliberal en México”, el autor propone mostrar que la atención en términos del saber y quehacer actual, traducido en políticas públicas, no pretende acabar con la pobreza, sino solo administrarle.

León Corona indica que el objetivo es responder: ¿qué es el gobierno y cómo se ejerce para configurar esto que llamamos neoliberalismo? Para el autor, en el neoliberalismo lo que se hace es sustituir la otrora intervención directa en la gestión de las necesidades por una modalidad de cuidado de sí mismo, en la cual la labor del gobierno es solo producir y gobernar ciudadanos libres capaces de gestionar sus necesidades.
En “Neoliberalismo, conflictividad socioambiental y luchas por lo común en México”, Mina Lorena Navarro analiza la nueva mercantilización de los bienes naturales. Si bien Marx ya había mostrado la contribución de ese proceso para la reproducción del capital, la autora propone analizar el proceso frente a la crisis del capital actual. Además, Navarro pone el acento en la lucha por lo común, pues contrario a los estudios descriptivos que hacen recaer en las prácticas neoliberales determinismos que limitan el actuar de las poblaciones, ella visibiliza las posibilidades de acción para construir espacios de autonomía y emancipación.

“El Estado neoliberal-procedimental en América Latina y su crisis contemporánea” es el título del quinto capítulo que propone Octavio Moreno Velador para visibilizar la dimensión político estatal del neoliberalismo. El autor coloca frente a frente el capital transnacional y el poder político local; en tanto uno exige menor Estado e intervención en el mercado, el otro encuentra en complicidad con él oportunidades de reproducción a costa de los efectos adversos en el ciudadano común, de manera que se instaura una democracia de tipo procedimental que facilita las transformaciones.
Con una preocupación similar a la de Moreno se presenta el capítulo de Ricardo Gaytán Cortés con el título “El Estado mínimo y el Estado jacobino, una propuesta de análisis para América Latina”. Para el autor, en Latinoamérica puede observarse la existencia de varios estados neoliberales. No obstante, frente a ellos se encuentra en los últimos 20 años un ascenso de estados jacobinos como Venezuela, Bolivia o Ecuador, que si bien no superan el modelo capitalista de organización, sí reivindican una autonomía estatal frente a la clase más incluyente que es la capitalista, lo que supone un alto poder despótico.

El último capítulo es una crítica a las posiciones que encuentran en la ideología y las políticas neoliberales la causa de todos los males. En “El endeble tránsito del neoliberalismo: las consecuencias inesperadas de gobiernos anodinos”, Adrián Galindo Castro apuesta por revisar aspectos más circunstanciales que llevan a los gobernantes a establecer ciertas reformas y no otras. Para el autor, la etapa neoliberal corresponde más bien a una mezcolanza de imposiciones financieras, mentalidades inconsistentes, proyectos frustrados, gobiernos corruptos, políticas fallidas y embarazosos errores de cálculo por parte de los gobiernos en turno. No se trata de una etapa bien planeada, donde los gobernantes siguieran ciegamente un credo.

A través de los capítulos del libro Subjetividad, capital y poder. Una aproximación al análisis de disposiciones neoliberales, los investigadores de la UAEH invitan a reflexionar a la comunidad académica y a los sectores de la sociedad a analizar si los planes de desarrollo que se han implementado en Hidalgo realmente contribuyen a mejorar las condiciones de vida de los hidalguenses, la respuesta la podrá encontrar en algunos indicadores nacionales como: mortalidad infantil, esperanza de vida, empleo, ingreso y el índice de desarrollo humano, que ubican a la entidad entre las cinco con mayor rezago en el contexto nacional, pero usted tiene la última palabra.
La publicación puede consultarse en las bibliotecas de la UAEH y en la librería Carácter de Ciudad del Conocimiento. Esperamos sus comentarios en la dirección electrónica: [email protected]

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios