De acuerdo con las declaraciones patrimoniales registradas ante la Auditoría Superior de Hidalgo (ASEH), de los 84 presidentes municipales solo 19 han cumplido con hacer públicos sus bienes, lo cual deja mucho que desear. ¿Qué podrían ocultar?, ¿cuántos bienes tendrán que no están dispuestos a que se den a conocer?
El problema es latente, ha hecho estragos durante años en el ideario mexicano, simplemente no se tiene confianza en los funcionarios públicos por ser unos sujetos que han hecho estragos a la ciudadanía una y otra vez; la creencia en la ética, civilidad y el buen juicio de estos individuos simplemente es utópico, carecen de escrúpulos, dañan al pueblo y se manifiestan reiteradamente haciendo una gran oda a la corrupción e impunidad.
Desde que surgió la iniciativa ciudadana llamada 3de3, parecía que ésta era la panacea contra estos esbirros del averno, ésta fue impulsada por el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) y Transparencia Mexicana (TM). Se esperaría lógicamente que al ser la ciudadanía quien la promovió, los funcionarios públicos tendrían la obligación de demostrar sus bienes frente a un pueblo carente de credibilidad en ellos, sin embargo pareciera algo distante y carente de sentido, ya que solo 26 gobernadores de toda la República mexicana han hecho públicas sus declaraciones.
Entre los 26 gobernadores que han rendido cuentas hipotéticamente transparentes se encuentra Omar Fayad Meneses, gobernador de nuestro estado, quien declaró un patrimonio que incluye tres departamentos ubicados en la delegación Benito Juárez y dos en la delegación Cuauhtémoc, en la Ciudad de México. Dos de ellos adquiridos de contado, producto de su arduo esfuerzo como todo un proletario y el último, como ya era oneroso pagarlo al contado, fue pagado a crédito.
¡Ah!, pero aún hay más, ya que existen vehículos automotores que se suman a esta lista, es el caso de una motocicleta BMW modelo 2001 –el sueño de todo adolescente rebelde– un automóvil Toyota modelo 2013 adquirido a crédito y para lograr hacer el par con el modelo de la motocicleta, ¿por qué no?, un automóvil BMW.
Curioso es que en toda esta lista de adquisiciones no se registró ni una bicicleta, ya no solo para hacer ejercicio o ir al trabajo, sino para ayudar al medio ambiente. Incluso se me ocurre que tampoco exista el hábito por la adquisición de libros con un monto digno de todo individuo que sabe que el conocimiento es un baluarte en el que la inversión monetaria nunca será exagerada en cuanto a cultura se refiere, sin embargo creo que la cultura no está en el vocablo cotidiano del mandatario ni de su sequito, ya que hasta el momento el secretario de Cultura estatal sigue siendo un enigma.
Sin embargo, los reality shows a los que está acostumbrado a arengar frente a una audiencia que sufre de espasmos recurrentes que terminan en ovaciones y aplausos tumultuosos como si de un orador se tratara, dejan entrever las preguntas obligadas: ¿realmente es un gobierno de cambio?, ¿en verdad Hidalgo crece contigo?, ¿será cierto que todos sus bienes han sido declarados? Y una de las más interesantes preguntas que pareciera se está haciendo clásica, sobre todo a los afiliados de su partido, ¿qué libro ha leído y le ha parecido significativo en su vida? En verdad, espero que La silla del águila del escritor Carlos Fuentes no sea la respuesta, ya que a un exgobernador hidalguense al parecer sí lo estigmatizó y no solo se quedó en una idea, ya que en las próximas elecciones del 2018 en busca de la presidencia esta novela sí que permeó hondo en su sueño de contender y llegar a la grande.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorPide diputada mayor castigo para abigeato
Artículo siguienteApoyó gobierno a 31 hidalguenses presos en EU
Edad: Sin - cuenta. Estatura: Uno sesenta y pico. Sexo: A veces, intenso pero seguro. Profesión: Historiador, divulgador, escritor e investigador que se encontró con la historia o la historia se encontró con él. Egresado de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, estudió historia eslava en la Universidad de San Petersburgo, Rusia. Autor del cuento "Juárez sin bronce" ganador a nivel nacional en el bicentenario del natalicio del prócer. A pesar de no ser políglota como Carlos V sabe ruso, francés, inglés y español.