Suicidio en hombres, a la alza

513
Suicidio

CARLOS AXL GALINDO
Pachuca.- El suicidio en Hidalgo se duplicó a partir de 2011 y en promedio ocho de cada 10 varones efectuaron el hecho. Sin existir una razón específica, expertos consultados consideraron tres factores importantes para desencadenar ese acto: el social, la salud mental y las adicciones.

En la base de datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) puede corroborarse que el estado refleja la constante nacional donde más hombres se suicidan.

En las estadísticas oficiales, 1993 registró la diferencia más grande, ya que 91.6 por ciento de los suicidios fueron cometidos por varones, o lo que es lo mismo nueve suicidios masculinos por cada mujer; en contraposición, en 1991 la diferencia fue menor, con solo 55 por ciento de los hechos cometidos por hombres.

El 2014 se colocaría como el año con más suicidios registrados en la entidad, 124, con una notable diferencia entre ambos sexos, 76.6 por ciento hombres contra 23.4 por ciento mujeres.

A partir de 2011 los casos de suicidio en Hidalgo aumentaron notoriamente, pasando de un promedio de 42 suicidios al año a 116 hasta 2017.

Ese fenómeno va en aumento tanto en hombres como en mujeres, no solo a nivel estado, sino en el mundo, por lo que ya es considerada la segunda causa de muerte en el rango de 15 a 29 años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) comparte que en 2016, 79 por ciento de los suicidios tuvieron lugar en países de bajos y medianos ingresos, entre los que se encuentra México. También es elevada la cifra entre grupos vulnerables a la discriminación, como pueden ser poblaciones indígenas o el colectivo LGBT.

Entre las razones del incremento, la OMS destaca como agraviantes la violencia, los abusos y la sensación de aislamiento, situaciones más relacionadas con los varones, de acuerdo con los especialistas consultados.

Intentos de prevención

Ante una problemática en crecimiento, la Secretaría de Salud del estado realizó en 2014 una campaña de prevención del suicidio en colaboración con el DIF nacional. Sin embargo, Patricia Vera aclaró que fue la última acción realizada, aunque seguirán las campañas para identificar el fenómeno suicida en edades más tempranas.

La dependencia de salud cuenta con 84 núcleos de atención a salud mental en las distintas cabeceras municipales, y aunque la funcionaria aseguró que están capacitados para prevenir el suicidio, finalmente responsabilizó a las y los pacientes por falta de adherencia al tratamiento.

En contraposición, Ana, quien vivió el suicidio de su hermano, aseguró que el servicio de salud mental del estado es pésimo porque no hubo un control respecto a los medicamentos que le administraban, los cuales generan efectos secundarios graves que propiciaron la decisión de quitarse la vida.

Alejandro Águila refirió que, a través de anécdotas contadas por sus pacientes, existe una carencia grave en la capacitación del personal médico para tratar con sobrevivientes de suicidio, a quienes incluso regañaron o castigaron mientras se recuperaban. Destacó también la falta de leyes que regulen el tratamiento de esos pacientes.

Lo que orilla a cometerlo

Los factores relacionados con la salud que pueden derivar en un suicidio, son los trastornos mentales como la depresión o esquizofrenia. Un problema importante en México por la falta de cultura que se tiene en el cuidado de la salud mental, en especial entre los hombres.

Alejandro Águila, psicólogo con maestría en psicoterapia psicoanalítica y director del Instituto Hispanoamericano de Suicidiología, afirmó que “el hombre no está muy educado a atenderse o identificar sus situaciones problemáticas de salud mental; no atiende la depresión, no atiende la ansiedad, no atiende muchos conflictos”.

Lo anterior puede corroborarse con el hecho que comenta la psicóloga Patricia Vera, coordinadora estatal del Programa de salud mental de la subsecretaría de salud pública, quien hizo la observación de que los varones atienden su salud mental en niveles avanzados, en contraste con las mujeres, quienes acuden por ayuda de manera casi inmediata.

Para Ana, de quien nos reservamos su nombre verdadero, es importante mejorar la atención a la salud mental porque su familia enfrentó un suicidio que pudo prevenirse. “Mi hermano padecía la enfermedad psiquiátrica conocida como personalidad límite; lo que podría decir al respecto, es que hay que ponerle más atención a las enfermedades mentales”.

Respecto a las adicciones, Alejandro Águila, experto en suicidios, explicó que no solo el consumo de sustancias nocivas provoca esas acciones de quitarse la vida, también hay otros factores como la comida o incluso el ejercicio, y cualquier otra al ser una conducta autodestructiva.

Hidalgo, por ser un estado con un alto consumo de bebidas alcohólicas, para las autoridades se considera ya un problema de salud pública; por ello, Patricia Vega destacó la importancia de capacitar al personal para la detección oportuna de alcoholismo y otras adicciones, ya que pueden derivar en un suicidio.

La entidad cuenta con espacios especializados para atender las adicciones, entre ellas, las Unidades de Especialidad Médica-Centro de Atención Primaria en Adicciones (Uneme CAPA), el Centro de Atención Integral a las Adicciones en Tulancingo, que atiende solo a población masculina, y el Centro Estatal de Atención Integral a las Adicciones que atienden tanto a hombres como a mujeres.

La coordinadora Patricia Vera comentó que son de atención voluntaria, por lo que la persona con una adicción tiene que dar el primer paso.

La parte social y cultural puede ser medular en los casos de suicidios masculinos. Una trabajadora social de la línea de la vida, del Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), de quien nos reservamos su nombre por normatividad de la institución, explicó que “varios de los hombres que he atendido con la intención de suicidarse sienten que no lograron responder a las exigencias del papel masculino”.

Por su parte, el suicidiólogo Alejandro Águila puntualizó que los varones tienen un control emocional reprimido y “generalmente el hombre es más impulsivo, maneja menos su emociones”.

La especialista en asistencia vía telefónica dijo que “para los hombres no se vale hablar de miedo, de tristeza. Se vale que hablen de enojo, que se muestren súper valientes. Estas condiciones construyen una bomba de tiempo”.

  • 65.8% de los varones y 57.6 de las mujeres que se quitaron la vida solo contaban con educación básica
  • Con estudios de educación media y superior disminuyó a 17.1% y 6.7, respectivamente, en la parte masculina y 24.7% y 10.3 en la femenina
Suicidio

Comentarios