El cierre de esta edición periodística cae en un escenario poco favorecedor, pues es a la última hora del sábado cuando se descubre quién es el invitado final a la Liguilla. A estas alturas, el lector ya sabe quién salió airoso entre las pretensiones de Rayados, Pumas, Tuzos y Chivas por hacerse de ese último boleto. De igual forma, habrá podido constatar si Alan Pulido fue capaz de compartir el campeonato de goleo con Mauro Quiroga. Mientras esperamos al arranque de la Fiesta Grande, pongamos la mira en el último club contendiente.

Han sido días turbulentos en el campamento rojiblanco. Desde la llegada de Luis Fernando Tena al banquillo, pasando por el aterrizaje mesiánico aunque turbulento de Ricardo Peláez en las oficinas de Zapopan hasta el prematuro mercado de estufa, da la impresión de que se avecina una nueva era en el Rebaño sagrado.

La expectativa no es menor. Dejando al margen las comparaciones entre el presente chivahermano y el inicio de Club de Cuervos, la misión de Amaury Vergara es comenzar la reestructura de un club que ha navegado en piloto automático desde la salida de Matías Almeyda. La continuidad del Flaco al frente del primer equipo parece un hecho, por lo que los esfuerzos se vuelcan hacia los refuerzos.

Dos nombres retumban más que el resto: Uriel Antuna y Cristian Calderón. El delantero del LA Galaxy ha mostrado condiciones interesantes en su paso por la MLS, así como su reciente protagonismo con la selección mexicana. Un delantero versátil, con buena colocación y olfato goleador es lo que llevan buscando desde hace años. No es de extrañar que el propio Alan Pulido haya puesto en entredicho su continuidad como rojiblanco.

Sobre Calderón hay más expectativas que hechos. Si bien el necaxista formado en el Atlas ha levantado la mano al grado de ser considerado por Gerardo Martino, se trata de un joven que llegaría a ser un proyecto a mediano plazo más que una solución inmediata. De cualquier modo, a Miguel Ponce no le vendría mal un poco de competencia.

Al mismo tiempo, el asador de fichajes cocina a fuego lento las incorporaciones de Víctor Guzmán y Erick Aguirre. Los jóvenes Tuzos podrían entrar en una operación que contemple la compra definitiva de José Juan Macías por parte de Grupo Pachuca, por lo que el regreso del Pocho a tierra tapatía podría completar una escuadra que, en el papel, estaría para competirlo todo.

Comentarios