Hidalgo es primer lugar nacional respecto al porcentaje de deshabitación de vivienda (62.4 por ciento), según reveló a este diario Guillermo Juárez González, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi). Ese indicador podría explicarse por varias razones, algunas de ellas expuestas por el propio Juárez González: ya sea por una mala elección del comprador; porque el trabajador pierde su empleo; porque se muda de ciudad o porque quien adquiere la vivienda lo hace pensando en invertir. Para la entidad, ese altísimo porcentaje de vivienda deshabitada sugiere problemas futuros y otros que ya están aquí. También implica que el sur de Hidalgo se ha convertido en una especie de reserva territorial para los habitantes de la Ciudad de México y su zona metropolitana (el problema se enfoca en los municipios de Mineral de la Reforma, Tizayuca y Atotonilco de Tula) y que al mismo tiempo se ha vuelto una ciudad dormitorio. Son muchos los fraccionamientos parcialmente ocupados que podemos apreciar, por ejemplo, en los alrededores de Pachuca. Ahí las familias se han acostumbrado a vivir con vecinos que raramente se aparecen, algunos fines de semana. Lo malo es que los fraccionamientos deshabitados son terreno fértil para delinquir. Tener casas vacías también implica perder espacios para quienes sí buscan vivir en las ciudades y no pueden hacerlo porque paradójicamente no hay vivienda disponible. Además, los gobiernos gastan para llevar servicios a lugares donde hay pocos habitantes. Las políticas de otorgamiento de créditos para vivienda deben cambiar y también los criterios para autorizar licencias de construcción. De no hacerlo, Hidalgo seguirá perdiendo su suelo frente a la especulación y cancelará la posibilidad de planear su desarrollo urbano, sobre todo en su zona sur. De filón. Otra vez le llueven reclamos al panista Asael Hernández, quien como en pasados procesos electorales, es señalado por sus correligionarios de llevar a su partido al precipicio. La pregunta es… ¿por qué lo apoyaron cuando peleó por segunda vez la dirigencia estatal?

Comentarios