La ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) permite mayor certidumbre y estabilidad para la economía mexicana, sin embargo, los escenarios son pocos prometedores derivados del comportamiento de los indicadores macroeconómicos al cierre del año y al desgaste en la percepción de seguridad en los inversionistas y la ciudadanía en general.

El incremento del salario del 20 por ciento programado para principios de 2020, sin duda, generará mejora en el mercado interno porque las personas consumirán más.

El TMEC, más el incremento de las expectativas de ingreso salarial pueden ser la condición para un crecimiento económico que varios expertos en la materia (José Buendía, Ignacio Martínez, Luis Miguel González y Roman Rodríguez)  indican que será entre el 0.1 al 2 por ciento para el siguiente año.

A pesar del dinamismo que generará la ratificación del T-MEC, el gobierno de la 4T deberá de replantear su papel para evitar los errores históricos cometidos con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Ahora debe convertirse en un tratado que le apueste no solo al crecimiento, sino al desarrollo económico del país.

Sobre la coyuntura económica que vive México, se detectan las siguientes alertas:

1 Petróleos Mexicanos (Pemex) no debe ser la panacea de los ingresos, porque cualquier contingencia en el precio del crudo afectará a la política fiscal y a las expectativas de crecimiento del país. Mantener petrolizada nuestra economía pone nuestras expectativas de crecimiento en los ajustes del mercado petrolero y no en una política económica integral.

2 Debe de brindarse confianza y seguridad a los inversionistas para invertir y evitar la incertidumbre de ser afectado por la criminalidad que se ha extendido en todas las regiones del país. Sin seguridad no habrá crecimiento económico y se pone en riesgo toda la estabilidad social.

3 El Plan Nacional de Infraestructura debe evitar los subejercicios en todas las instituciones. Cuando el combate a la corrupción se convierte en un cuello de botella para la ejecución del presupuesto se corre el riesgo de exagerar en la transparencia en detrimento del crecimiento económico. Es necesario el combate a la corrupción, pero no debe hacerse como instrumento político ni para inhibir el buen funcionamiento de las instituciones por un incremento de la burocracia anticorrupción.

4 El Presupuesto de Egresos de la Federación deberá de compensar que se destine el gasto en más del 50 por ciento a programas sociales, salud y educación. La mayor parte de este no tiene una repercusión productiva directa, por lo que deben buscarse alternativas para la generación de ingresos y evitar la formación de clientelismos políticos. Los programas sociales están destinados a amplios segmentos electorales, por lo que debemos exigir evitar el uso político de los mismos.

5 Las innovaciones tecnológicas obligan a que se destine mayor presupuesto a la formación de capital humano mejor capacitado para competir y dejar de ser un país manufacturero por otro más enfocado a la producción de tecnología de vanguardia. La tecnología es y ha sido un instrumento de las potencias mundiales y nuestro país está atrasado en esa ruta.

Aunado a esas alertas, el gobierno actual debe reconocer que existe un contexto internacional, por lo que deberá de empujar hacia la cooperación multilateral e inteligente, que le permita mantener la relación de interdependencia compleja con Estados Unidos, pero que al mismo tiempo fortalezca la vinculación económica, política y cultural con otras naciones.

Existe la posibilidad de una recesión en el mercado mundial para el próximo año, por lo que mantener la sana relación con nuestro vecino del norte es fundamental, sin embargo, no podemos confiar ni en este país ni apostarle solo a nuestro petróleo para mantener nuestros ingresos. La tecnología avanza y en ese tren deberán de subirse las nuevas generaciones, no solo como usuarios, sino como innovadores de la tecnología para el desarrollo nacional. Por ello, para la inversión en educación no debe haber regateo alguno.

[email protected]
[email protected]

Comentarios