Pachuca.- No hay cuarta mala. Humberto Pacheco Miralrío, presidente municipal de Mixquiahuala, tiene bien clara esa idea luego de haberse quedado a la orilla en sus aspiraciones de gobernar esa demarcación enclavada en el ardiente Valle del Mezquital; las últimas candidaturas bajo los colores de un gandul Partido del Trabajo (PT).
Cordial y con un toque de amabilidad, común en él, no duda en afirmar que nada llega antes ni después, todo aterriza a su debido momento. “Sí, fueron varias contiendas y mi pueblo lo sabe, pero fueron derrotas que sirvieron para fortalecer más no para claudicar.”
Pacheco empezó su vida laboral desde los ocho años como tapicero, heredó el oficio de su padre. Desde entonces su madera de líder estaba trazada.
Llegó el turno de tocar puertas en la otrora fuerza política preponderante en Mixquiahuala, el Partido Revolucionario Institucional. Como era previsible, las argucias que rodean al tricolor bloqueron cualquier posibilidad para que fuese el abanderado en 2006.
Hubo entonces una nueva ventana, el PT, donde formó parte de la coordinadora estatal. Cobijado por los colores del partido de la estrella estuvo a un paso de la alternancia en 2008, un triunfo cuestionable del priista Rogelio Neria puso a Humberto Pacheco como el único gran eslabón capaz de arrebatarle la hegemonia al oficialismo.
El 5 de junio de 2016, con más de mil 500 votos de diferencia sobre el Revolucionario Institucional, el petista y su intrínseco grupo de colaboradores rompió la malaria. Se convirtió en el 17 alcalde de Mixquiahuala. El liderazgo que enmarca la administración en turno, entre otros sellos, logró reunir en el actual gabinete a ocho excandidatos a alcaldes emandos de diferentes partidos políticos.

Pasaron los primeros ocho meses, pero, ¿qué es lo más difícil de gobernar un municipio de 52 mil habitantes?

Una de las cosas más complicadas es que la gente confíe en la autoridad, los mixquiahualenses tiene un mal sabor de boca de situaciones que se generaron en el pasado.

¿Cuáles son las prioridades
del gobierno que encabeza?

“Los temas fundamentales son la seguridad, la salud y, aunque haga falta, la obra pública se va como al quinto lugar en la agenda porque se va subsanando con programas federales según las prioridades, aunque ninguna comunidad quedará fuera de la cartera de proyectos.
“Estamos muy preocupados por la seguridad, la profesionalización de los elementos y el mejoramiento de las condiciones de la plantilla policial. Otros rubros a los que les estoy apostando mucho es la educación, deporte y la cultura, temas que se habían quedado atrás.”

¿Cómo encontró las finanzas del municipio?

“Recibí menos de 3 mil pesos en la hacienda, teníamos encima las fiestas patrias, y sacamos un evento digno de nuestro municipio. Aquí hay dos tipos de tesoreros: el honrado y el que comprueba todo, encontramos el segundo en la pasada administración. Hicimos cinco observaciones ante la Auditoría Superior del Estado (ASEH), se les está dando el tiempo legal para subsanarlas y esperamos que las instituciones cumplan con su deber.”

¿Y para cuándo la denuncia contra el exalcalde Isidoro Monroy?

“No somos la instancia. Nosotros hicimos lo conducente y la pelota está en la cancha de las instituciones, de la ASEH, y en caso de que no se resuelva, ahí está la procuraduría de justicia. Pero no podemos parar de trabajar, seguimos con la gestión, así que ese tema no me detiene.”

¿Cómo es la gestión de recursos
en un municipio quebrado?

“En diciembre, el gobernador nos dio una partida interesante para pagar un adeudo de más de 553 mil pesos con la Comisión Federal de Electricidad, hicimos un convenio con la comisión de agua potable para solventar en pagos mensuales a 50 meses, un adeudo histórico que asciende a poco más de 2 millones 300 mil pesos.
“Hoy estamos haciendo las debidas precauciones financieras para caminar con paso seguro. Recién estrenamos equipo de cómputo, dándole de alguna manera calidez al trabajador para que sienta un ambiente de armonía laboral. Cambiamos escritorios, muebles, renovamos el parque vehicular con modelos 2016 y 2017, y compramos dos compactadores de basura.
“Adquirimos también una pipa de agua, un camión de bomberos, una ambulancia, en general se han hecho cosas interesantes sin dejar de lado todos los rubros que son igualmente importantes.
“Entre mayo y junio, el ayuntamiento debe solventar 2 millones 800 pesos por pago de laudos laborales heredados de las dos últimas administraciones. Esto evidentemente le pega a la obra pública, a la administración en general y a los servicios, aun así el gobierno de Humberto Pacheco se abrochó el cinturón y adquirió patrullas para el combate a la delincuencia y la inseguridad.”

¿Hubo acuerdo entre Humberto Pacheco e Isidoro Monroy para
no tocar el tema legal?

“No tengo compromiso con nadie, aquí el que la deba la tiene que pagar, y aplica también para mí cuando termine mi administración. Comentaba que dejamos el tema en las instancias, esperamos respuesta, y aunque quisiera demandarlo no puedo porque no tengo la facultad, tiene que ser una institución.”
Una vida de esfuerzos

A pesar de no haber nacido en una cuna privilegiada, reconoció, todos los esfuezos valieron la pena. A través del tiempo Humberto Pacheco logró consolidar una vida de éxitos. El actual presidente municipal de Mixquiahuala llegó al poder bajo un amplio espectro de simpatía entre quienes lo eligieron.
Padre de Humberto, Sonia, Adrián y Caro, desarrolló desde temprana edad el oficio de tapicero. En el seno familiar, desde los ocho años ya contribuía desclavando muebles. “Empecé a trabajar desde los ocho años, por la propia necesidad ya tapizaba muebles, salas y vestiduras automotrices.”
Más adelante, en 1992, acondicionó su propio negocio. Se enganchó con empresas como la cementera Cruz Azul, la propia Comisión Federal de Electricidad, con gobiernos municipales y estatales. A la edad de 20 años, antes de entrar de lleno a la política, desempeñó su oficio para Pemex e importantes consorcios del ramo hotelero.

¿Cómo?

“Ganando concursos desde el pueblo y viajar a otras ciudades del país desarrollando lo que se aprendió desde casa y se aprendió bien”. Sin rubor, Humberto Pacheco se congratula por ostentar un liderazgo que le permitió colarse desde joven en importantes cargos en el ayuntamiento, entre otros, haber sido el primer director municipal de reglamentos.
Después de varios intentos, llegó la oportunidad. “Nos costó muchísimo, es cierto, pero disfruto el día a día y además estoy entregado al desarrollo de mi querido Mixquiahuala.”

Rating: 2.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios