Tardes mágicas

208
pichardo

El torneo más importante del mundo a nivel de clubes ha vuelto, ese que de este lado del charco trunca las clases y entorpece el trabajo de oficina. Como cada septiembre, el mexicano alarga los Festejos Patrios celebrando el rodar del balón estrellado, símbolo icónico de la competencia en donde las figuras del deporte se convierten en leyendas. Volvió la Champions League.

La primera ronda, antesala de la entrega de los premios The Best, demostró que muy pocas cosas en la vida ofrecen más de lo que prometen, tal como hace la Copa de Campeones. El jugador de la semana, Lionel Messi, despachó al club más mexicano de Holanda vacunándolo en tres ocasiones, convirtiéndose en el máximo anotador de hat tricks de la competencia. Del otro lado, Hirving Lozano y Erick Gutiérrez, ambos abiertamente fanáticos del Barca, hicieron su debut oficial en la competencia continental. El Chucky metió un gol en fuera de juego que terminó siendo anulado, pero ya puede decir que anotó en el Camp Nou.

Enseguida se vivió el partido de la jornada. El subcampeón Liverpool ganó sobre la hora al Paris Saint-Germain de Kylian Mbappé, quien sigue en plan de convertirse en el heredero de la dinastía Messi-Cristiano (aunque puede que Luka Modric se le adelante próximamente). Los Reds fueron salvados por una gran jugada de Roberto Firmino, quien aprovechó para burlarse de la lesión en el ojo que lo marginó el fin de semana pasado.

Al día siguiente, el equipo que manda en esta competencia se presentó ante su afición. Real Madrid no tuvo complicaciones para doblegar a la Roma, volviendo a recurrir a hombres como Isco Alarcón y Gareth Bale para suceder a Cristiano Ronaldo en la definición. No obstante, quien sí recordó al portugués fue Mariano, nuevo portador de la mítica casaca número siete, que respondió a la presión del dorsal con un golazo por el sector izquierdo. Nadie extrañó a CR7 esa noche.

Lo que sí extrañó fue lo ocurrido en Valencia, donde el nuevo comandante de la Juventus fue expulsado por una agresión polémica hacia un rival. Entre lágrimas y gestos de impotencia, Ronaldo firmó el debut más amargo de su carrera. Para colmo, los dos goles con los que la Vecchia Signora obtuvo el triunfo fueron desde los 11 pasos, la especialidad del Bicho.

Con nuevo horario, volvieron las noches –¿o tardes?– mágicas de Champions League. Si bien es muy temprano para arrojar un pronóstico, el sello de la casa se mantendrá intacto. Habrá mucho futbol gourmet este año.

Comentarios