Tarjetas de crédito departamentales: claves para usarlas con éxito

1332
bolsilllo
Man holding credit card.

Pachuca.- Las tarjetas departamentales o tarjetas de crédito no bancarias permiten, mediante una línea de crédito autorizada, adquirir anticipadamente bienes y servicios en la misma cadena comercial o en los negocios afiliados a ella.

Infórmate sobre su uso y compara, pero sobre todo realiza un consumo responsable que no comprometa tu estabilidad financiera.

Algo importante que debes saber es que esas operan bajo una regulación comercial y no financiera, por lo tanto, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) es la encargada de vigilar el comportamiento de esos productos.


Con el fin de que les saques el mejor provecho posible a ese tipo de plásticos. “Consejos para tu bolsillo” preparó una guía de recomendaciones emitidas por la Profeco. ¡Toma nota!

Debes saber: ¿Qué te ofrecen ese tipo de tarjetas?

1.-Financiamiento a corto plazo. Si compras los primeros días de tu fecha de corte y liquidas el total de tus consumos en la fecha de pago puedes financiarte hasta por más de 30 días.

2.-Meses sin intereses. Puedes obtener productos y servicios a plazos, comúnmente de seis, 12 y 18 meses, con el mismo precio que si los adquieres de contado.

3.-Aumento de crédito. Si pagas a tiempo, la tienda te ofrecerá un aumento en tu línea de crédito, para que puedas comprar más.

4.-Compras a plazos pagando intereses. Adquieres artículos que liquidarás en determinadas mensualidades (seis, 12 o 18) pagando intereses, los cuales ya están incluidos en el precio del artículo. Analiza bien ese esquema de compra, toda vez que pagarás más comparado con el precio de contado.

El buen uso evita problemas

Usar tu crédito departamental de manera responsable te ayudará a sacarle el mejor provecho. Revisa los términos y condiciones a los cuales estás o estarás sujeto, así entenderás su funcion amiento y evitarás sorpresas.
Te brindamos algunos consejos:

  1. Compara los créditos de varios establecimientos.
    No todos cuestan ni ofrecen lo mismo.
  2. Analiza sus características, costo, tasas de interés, comisiones, costo anual total (CAT), seguros asociados, beneficios y responsabilidades; además de la periodicidad de pago, si hay costos por apertura de cuenta, penalizaciones por rezago de pagos, entre otros.
  3. Antes de firmar el contrato léelo detenidamente y conoce tus obligaciones y derechos, además pide te aclaren tus dudas.
  4. Evita atrasos en tus pagos, así no pagarás recargo y mantendrás un buen historial crediticio.
  5. Si pagas el mínimo de tu deuda, ese se distribuye en el siguiente orden: impuestos, intereses, comisiones y capital adeudado. Así, lo último que pagas son tus consumos o la deuda adquirida.
  6. Una tarjeta puede ser de gran ayuda, pero no la consideres como dinero extra podrías generar una deuda que después te resultará difícil pagar.
  7. Revisa siempre el estado de cuenta y conserva tus comprobantes; en caso de errores u omisiones tienes un plazo para presentar una aclaración, ese lo encuentras en los términos y condiciones.
  8. En caso de robo o extravío, repórtala inmediatamente. Ten a la mano los teléfonos de atención a clientes.

También puedes ver el siguiente video

Comentarios