…hay cosas que nunca se olvidan, ¿o sí? Como sea, si lo recuerdas, si me recuerdas, no dejes de contarme

Y si no lo recuerdas tampoco creo que lo hayas olvidado, dicen que el olvido es otra utopía, como la pureza del oro, si el olvido existiera, no sé, las partidas serían más fáciles, las distancias llevaderas y los duelos… un mero trámite de cortesía. No, olvido no, prefiero un término menos totalizante y más responsable, ¿qué tal Memoria selectiva (España 2009)? Sí, seamos libres, elijamos qué recordar, la Memoria selectiva te ayudará si necesitas olvidar. Es verdad, no te hará olvidar, ya lo dedujimos, olvidar es imposible pero algo puede hacer, por ejemplo ordenar tus recuerdos en un archivo de prioridades, así los sucesos que no quieras más serán canalizados al fondo en la última carpeta, no desaparecerá, también es cierto, pero el polvo la cubrirá ya que tu atención estará centrada en los recuerdos del primer folder, solo ten cuidado, elije bien…
En fin, te voy a contar, hay un interesante enfoque sobre la Memoria selectiva y no viene de la neurociencia o la psicología educativa, viene de la creación cinematográfica, recordemos que el cine también teoriza y hace ciencia. Si quieres conocer los alcances de la Memoria selectiva de una manera clara y concisa, tienes que ver el cortometraje homónimo del realizador catalán Germán Manchí, avalado por el segundo premio del certamen Recrearé 2010.
Entonces Memoria selectiva es también el título de un corto español cuyo protagonista y único personaje pone en duda la tesis del olvido. Ponte en su lugar, imagina que un día despiertas luego de un trauma ocasionado por un ataque paralizante, ahora debes recordarlo todo para dar con los villanos pero estás en shock, un estado que ciertamente te induce en un escenario temporal que te hace pensar que lo has olvidado todo. ¿Qué se hace en estos casos?
Lucas Ruiz conforma al reparto completo de la cinta que casi llega a los cinco minutos, quizá, para que la recuerdes bien. Y bueno, luego de ser abandonado por sus captores en medio de la playa, recurre al ejercicio: “Os voy a contar todo lo que recuerdo”. Volvamos al juego, ya te pusiste en su lugar, ¿qué recordarías de inmediato si te pidiera que me contaras todo lo que recuerdas? A él, ya lo verás en el corto, le vinieron tantos sucesos de la memoria que al parecer nada tenían que ver con eventos traumatizantes, solo y más nada que felicidad.
El corto de Germán Manchí es solidario con la causa de Lucas Ruiz, sus apoyos visuales, la música de vocación circense te llevan a entender por qué este hombre sólo recuerda lo que recuerda y por qué no recuerda lo que no recuerda. Así funciona la Memoria selectiva, dice el propio Lucas, “ya lo entendí”, y es posible que no hubiera olvidado un solo detalle de la información que requiere el inspector, de hecho sabe bien que fue inyectado por un veneno que le engarrotó el cuerpo y sabe que los villanos no eran después de todo tan villanos ya que tuvieron la atención de dejarle medicina en un plato con atún.
Y después de revisar todo el archivero, la lista de los sucesos que interesan al inspector no son del interés de Lucas, esa información pasó a la carpeta del fondo, allá está, en el culo del archivo, pero el hombre ha decidido que no la recuerda más.

@lejandroGALINDO
[email protected]

Comentarios