Precursor del teatro universitario, su carrera está escrita en la marquesina de los escenarios de ese tipo de arte, con más de 40 años, una compañía que representa a la casa de estudios del estado de Hidalgo y una más que emerge de los estudiantes de bachillerato, Guillermo Cuevas Ramírez es un referente cuando hablamos de las tablas de universidad.
Más de 6 mil funciones representadas dentro y fuera de la capital hidalguense, más de 150 obras montadas en los escenarios, miles de horas de ensayo y miles más de personas que han disfrutado cada una de las puestas en escena de ese experimentado dramaturgo.
La carrera de Memo Cuevas no se extingue, no se pausa, ni se detiene, sigue en constante desempeño y evolución, sigue brindando la sabia experiencia de quien sabe, respeta y ama el teatro.

Son ya 41 años dirigiendo la compañía de teatro universitario 2+4 y empezando el viaje con la nueva compañía de teatro de bachilleres Gansos, pero la pasión y el ahínco con el que continúa en las tablas Guillermo Cuevas sigue siendo el mismo con el que inició en el teatro en la década de 1970.

Todo se remonta a 1970 aproximadamente, donde vino aquí, a Pachuca, Carlos Ancira e Isela Vega con una obra dirigida por Alejandro Jodorowsky que se llamaba Así habló Zaratustra; esa obra me impactó mucho.

Para ese entonces, el maestro Guillermo cursaba el bachillerato en la Preparatoria uno de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), pero le gustó ese teatro de Jodorowsky, uno que rompía paradigmas, irreverente y muy novedoso para ese entonces.

Desnudó el escenario y así se presentó, igual que los actores, y vino a causar un revuelo aquí en la sociedad pachuqueña, eso fue lo primero que a mí me había llamado mucho la atención y que propició que comenzara a gustarme el teatro.

Fue en la misma época de preparatoria que dos de sus maestros le sugirieron hacer teatro, dándole todas las facilidades para ensayar y crear la compañía 2+4.

Empezamos con mi grupo a ensayar unas obritas; resulta que un hermano mío que trabajaba en México conocía a un escritor que me envió una obra para participar en el festival que se llamaba Festival de Otoño del Instituto Nacional de Bellas Artes, para jóvenes escritores, y la empecé a dirigir de acuerdo con lo que yo conocía.

Con Reunión de amigos, obra que trataba el encuentro de un presidente y su gabinete que deben convencer a un escritor de dejar de publicar malos comentarios sobre el gobierno, el grupo llegó al festival en donde se encontraron con dramaturgos y actores que hoy son muy famosos.

Hubo una gran disposición de la universidad, me dieron todas las facilidades para ir a México, éramos un grupo de ocho personas en el autobús de la escuela, siempre contamos con su apoyo y eso permitió que nos proyectáramos, que se asentara el gusto por el teatro.

CONTRA-CHICA-LUISA-AMADOREl inicio de 2+4

En la década de 1980 la UAEH lanzó una convocatoria de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) región centro para los teatros universitarios sin tener preparación teatral más que la empírica.

Al lanzar esta convocatoria a jóvenes directores de las diferentes universidades para crear una licenciatura en dirección escénica, para que la cursáramos y regresáramos a nuestras escuelas a montar cuadros, había grandes maestros como Ignacio Merino Lanzilotti. Como 12 maestros salimos de esa licenciatura, muchos siguen, otros ya se murieron.

Sin embargo eso sentó las bases para saber qué era la dramaturgia, cómo formar cuadros en la universidad con los presupuestos universitarios y las personas de la institución que forman la compañía y que generalmente son amateurs.

Algunos estudian teatro en el Instituto de Artes, pero la mayoría son estudiantes y profesores que han estado conmigo todo este tiempo; ha habido muchísima gente que ha pasado por la compañía, yo he coordinado y puesto en escena alrededor de 370 obras.

Y es que más de 5 mil jóvenes han desfilado por las bambalinas con 2+4, fomentando siempre el teatro universitario, es por ese motivo que hace dos años y medio creó la compañía de teatro Gansos de la Preparatoria tres.

Con ellos he montado 25 obras de teatro, claro, tengo asistentes que me ayudan a dirigir; 25 son muchísimas, entre obras cortas y largas, y estos jóvenes que ingresan a 2+4, es una forma de prepararlos y que lleguen preparados a hacer un teatro de mayor calidad.

Afirma que su objetivo no es generar un teatro donde sean profesionales los jóvenes, sino formar un teatro que les sirva a ellos y a la comunidad.

Yo a lo largo de estos 41 años que formé el grupo, desde 1975 a la fecha, al final del día todo lo que hemos hecho a nivel de penetración colectiva de conciencias, de obras que siempre han procurado no ser superfluas, que siempre tengan un mensaje, creo que lo hemos logrado, ojalá que haya 2+4 para rato, espero que sí. Esto no lo puede dejar uno hasta que deje de caminar, como el maestro Romo de Vivar que en algún tiempo nos dirigió a nosotros; él decía que el teatro es muy doloroso.

Vivir para el teatro

Antes de graduarse en esa licenciatura, Cuevas había estudiado la carrera de administración pública que, según el maestro, le ha servido mucho y ha conjuntado con su quehacer en el teatro.
“Yo la estudié para enriquecerme del teatro y de arte, no la estudié para vivir del teatro, de ninguna manera; sí vivir del teatro a través de la cultura y el arte.

No estuvimos tan equivocados y trascendió el grupo de teatro 2+4 hasta la fecha, a cualquiera le pueden preguntar si ha oído a un grupo de teatro llamado así, van a responder que el 2+2, el 2×4, pero estamos ahí, estamos como icono de teatro en Hidalgo, de Pachuca sobre todo, aunque hemos visitado los 84 municipios y muchísimas partes de la República.

El grupo de 2+4 actualmente se conforma de 30 personas de planta, mientras que el de Gansos lo forman 15 estudiantes, más otros nueve llamados por Memo Cuevas los Neo Gansos, conjunto con el que pretende estrenar también algunas obras.
En todo este tiempo, el maestro Guillermo ha recopilado un sinnúmero de experiencias y anécdotas no solo en el teatro, sino también en la radio, la televisión universitaria y el cine, incluso la UAEH le publicó un libro al director.

Me acuerdo de una (anécdota) que me gusta mucho: cuando nació mi hijo primogénito estábamos presentando una pastorela y no teníamos con quién dejar a mi hijo, su mamá también actuaba; yo estaba en las luces y eso, y no había quién lo cuidara, entonces en el momento en que sale todo el elenco y hacen la imagen del nacimiento, mi hijo sale del niño Dios.

Además de administrador y director de escena también es iluminador, algo que aprendió de Alejandro Luna.
“Aprendí con maestros que estaban creando teatro en ese momento, eso te da otra visión de las cosas y te das cuenta cómo debes de manejar tu arte, cómo cuentas Romeo y Julieta por ejemplo, en eso radica la dirección de escena… el teatro debe dejar algo en el momento y debe crear una necesidad.

Decidí no ser festivalero, a mí lo que me interesa es hacer teatro pero no para concursos, ni para festivales, ni para presumir nada, a final de cuentas lo que nos interesa es ser, hemos hecho todo tipo de teatro, desde el teatro de lo absurdo, hiperrealista, posdramático… lo que sí es que la historia gráfica del 2+4 ya está en el archivo general de la universidad.

Y es en ese sentido que actualmente 2+4 pasa por una restructuración para trascender de manera nacional e internacional:

Estamos montando ahorita una obra que se llama El sueño de Sor Juana, de Sor Juana Inés de la Cruz, la vamos a estrenar con 2+4 el mes que entra para festejar el aniversario.

Y aunque hace poco el maestro fue parte del programa de Retiro voluntario de la UAEH, dice que continuará en el escenario y tras bambalinas:

¿Cómo lo voy a dejar? Es como si me arrancaran la cabeza, lo voy a seguir haciendo, si no ahí, en otro lado, pero yo sé que será ahí, porque el hecho de que me haya retirado no quiere decir que deje de ser universitario, lo soy 100 por ciento

, concluyó.

Esto no lo puede dejar uno hasta que deje de caminar, como el maestro Romo de Vivar que en algún tiempo nos dirigió a nosotros; él decía que el teatro es muy doloroso

Comentarios