Teles digitales: más irregularidades y más dinero

283
gabriel sosa

Gabriel Sosa Plata

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró, oootra vez, irregularidades en la adquisición y entrega de miles de televisores digitales, sin consecuencias –hasta ahora– para los funcionarios involucrados, pese a la magnitud del daño al erario público y la falta de transparencia en varios de los procesos en este programa de transición hacia la televisión digital terrestre o TDT.
Son ya tres años continuos en los que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), responsable del programa, ha recibido observaciones, recomendaciones y promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria de parte de la ASF. Con motivo de la fiscalización de la cuenta pública de 2016, que se presentó la semana pasada, la auditoría encontró otras “perlas”, como las siguientes:
*No hay certeza del paradero de 11 mil 533 televisores porque no hay documentos que acrediten su destino final. Esto equivale a una pérdida de 29 millones 289 mil pesos.
*Se compraron de más 5 mil 94 televisores. Sí, como si sobrara el dinero, además de que esta adquisición se hizo sin estar en los objetivos del programa.
*Habría 6 mil 492 “televisores siniestrados” (no se explican los detalles), pero no se hicieron las reclamaciones oportunas de indemnización, lo que generó un daño al erario por 16 millones 487 mil pesos.
*Hubo 96 “televisores dañados”, pero igual, por falta de gestiones para el reclamo de la indemnización se tiraron al bote de la basura 243 mil 800 pesos.
*Se perdieron 219 televisores que serían destinados a habitantes del estado de Guerrero en el almacén Bombas de la Ciudad de México. El daño se estima en 556 mil 200 pesos.
*Se pagaron servicios de almacenaje, sin evidencia de que se hayan utilizado esos servicios. Aquí se perdieron 42 mil 300 pesos.
En total, la ASF determinó la probable recuperación por 46 millones 618 mil pesos. Parece una cantidad pequeña frente a los 4 mil 40 millones de pesos auditados el año pasado, pero esos recursos deben sumarse a los casi 500 millones que se recuperarían de la cuenta de 2015 (en la que se auditaron 19 mil 416 millones de pesos) y de 170 mil 600 pesos correspondientes a 2014 (con una revisión de 3 mil 470 millones de pesos). En este último año había duda sobre el destino de 985 millones 636 mil pesos.
Más allá de si porcentualmente es poco o mucho el posible quebranto ante el enorme presupuesto ejercido en este concepto entre 2014 y 2016, me parece que el daño mayor estuvo en la decisión discrecional del funcionario (¿el presidente Peña Nieto, el titular de la SCT?) que determinó que regalar televisores era la mejor opción para cumplir con el mandato constitucional del apagón analógico de la televisión, no obstante que existían alternativas más económicas y cercanas a la realidad económica del país.
La cifra más actualizada de la SCT es que hasta 2015 se ejerció un presupuesto de casi 28 mil 446.5 millones de pesos para la compra y distribución de los televisores digitales. A esta cantidad deben agregarse los recursos utilizados durante 2016, que podrían ser superiores a los 4 mil millones de pesos. Por cierto, la actualización de la información del resto de los equipos entregados el año pasado y su costo no está disponible en el sitio web de la SCT: http://www.sct.gob.mx/comunicaciones/transicion-a-la-television-digital-terrestre/.
Es decir, dotar a los hogares de esos equipos nos costó a los mexicanos más de 30 mil millones de pesos, bajo la sombra de denuncias por el uso político-electoral del programa, supuestos actos de corrupción en las licitaciones de los equipos (el 26 de septiembre The Wall Street Journal reveló favoritismo hacia algunas empresas ganadoras), pérdida de equipos y, por si fuera poco, incumplimiento de actividades programadas “como el establecimiento de un plan de manejo para los televisores analógicos desechados, producto de la transición a la TDT, para considerar el acopio y reciclaje, desarrollar aplicaciones de educación y productividad en las plataformas operativas de los equipos”, como lo describe la ASF.

Pésima distribución

Durante la ceremonia en la que se conmemoró el cuarto aniversario de la reforma en telecomunicaciones, el presidente Peña Nieto se ufanó de haber entregado más de 10 millones de televisores digitales, lo que equivale a uno de cada tres hogares existentes en México.
Numéricamente tiene razón, pero los equipos se entregaron en miles de hogares donde no hacía falta, ya que también un alto funcionario del gobierno determinó en 2013 que los beneficiarios serían quienes se encuentran en el padrón de programas sociales de la Sedesol, independientemente si contaban o no con televisor digital.
Por eso, pese a la entrega de más de 10 millones de equipos, el total de hogares con televisor digital en México creció poco. En su programa de trabajo para la transición a la TDT, la SCT reconoce que, de acuerdo con el Inegi, en 2013 solo 25.8 por ciento de los hogares contaba con televisores digitales. Hasta 2016, ese porcentaje aumentó 19.2 por ciento, para llegar a 45 por ciento de los hogares.
Veámoslo en números: en 2013, alrededor de 7 millones 980 mil hogares (25.8 por ciento) tenían televisores digitales; en 2016, ya con apagón analógico de TV en todo el país, eran 13 millones 953 mil (45 por ciento del total de hogares existentes). La diferencia entre un año y otro es de 5 millones 973 mil equipos. Si se hubiese hecho una entrega eficiente de los televisores digitales, habría al menos 20 millones de hogares con nuevos equipos, considerando el equipamiento que por su cuenta hicieron millones de familias para captar las transmisiones digitales.
¿90 por ciento?

Un dato más: para llevar a cabo el apagón analógico de la TV, legalmente se determinó que al menos 90 por ciento de los beneficiarios del padrón de la Sedesol recibiría los equipos. La ASF informa que la misma Sedesol determinó un universo de 11 millones 954 mil 819 de empadronados para el programa de TDT.
Si consideramos que hasta 2016 (ya sumados los 84 mil equipos entregados en diciembre de ese año) se regalaron, en cifras cerradas, 10 millones 197 mil equipos, resulta que 85.3 por ciento de los beneficiarios del padrón recibieron los equipos, por lo que no se habría cumplido con el mandato constitucional. Por más que le busco, no encuentro cómo se llegó al porcentaje de 90 por ciento y que se haya dado por cierto el dato. En fin, minucias de un programa electorero, costosísimo, ineficiente, contaminante, irregular y con denuncias de corrupción y favoritismo.

UAM radio e IFT

Felicidades a UAM Radio 94.1 FM por la instalación de su consejo ciudadano y a los integrantes del mismo: Alejandro Joseph Esteinou, Graciela Ramírez Romero, Claudio Flores Thomas, Elsa Edith Villar Rodríguez y Ana Laura Suárez Monroy… Ya que hablamos de consejos, este miércoles se instala el tercer consejo consultivo del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), que estará en funciones durante un año. En esta ocasión lo integran: Patricia Arriaga Jordán, Rodolfo De la Rosa Rábago, Ernesto Maqueda Flores-Roux, Gerardo Francisco González Abarca, Santiago Gutiérrez Fernández, Erick Huesca Morales, Salma Leticia Jalife Villalón, Federico Kuhlmann Rodríguez, Elisa Vela Mariscal Medina, Luis Miguel Martínez Cervantes, Alejandro Ulises Mendoza Pérez, Jorge Fernando Negrete Pacheco, José Luis Peralta Higuera, Paola Ricaurte Quijano y quien esto escribe. Agradezco mucho la honrosa invitación.

Comentarios