Pachuca.-

El periodista Jesús Lemus Barajas explicó que México vive uno de sus peores momentos en el panorama político y social. Durante la presentación de su libro Los malditos 2, en la primera Semana de Periodismo Hidalgo 2018, dijo que las televisoras son el principal combate a la desinformación en el país.
Durante la charla, el periodista expresó que este momento es uno de los más oscuros en la historia del país, ya que la información corre en diferentes sentidos sin estar en la agenda de lo verdaderamente necesario para la sociedad.
“Las televisoras son un cáncer” manifestó al referirse a la línea editorial de los medios de comunicación televisivos nacionales que no retratan las verdaderas necesidades de la población; “estamos viendo un México chiquito, el de Polanco, no estamos viendo a la sociedad de a pie”.
Afirmó que la trasmisión de contenidos desvirtúa y distrae a la audiencia de lo verdaderamente importante.
Sobre la cabida del periodismo, indicó que este debe romper las barreras de lo tradicional, volverse más narrativo, incluso usar calificativos sin que estos desvirtúen los hechos.
Reiteró que las redes sociales no son un ejercicio periodístico y no representan en su totalidad los intereses de los medios de comunicación, “¿qué es un like?, a los medios les interesan ya los likes y los retweets, pero no los contenidos” abundó.
Agregó que otro factor que requiere el periodismo es ética, en los que lo ejercen; y autocuidado, en individual y en grupo, ya que México es cada vez un terreno más hostil para contar la verdad.
En mayo de 2008, el periodista mexicano Jesús Lemus Barajas era director de un medio local en el municipio de La Piedad, en Michoacán, el estado en el que dos años antes el entonces presidente de México Felipe Calderón Hinojosa lanzó su famosa guerra contra el narco, que se convertiría en el estandarte de su gobierno.
En medio de esa guerra, Lemus Barajas empezó a publicar información en la que relataba presuntas relaciones de personas cercanas a Calderón con el cártel de la Familia michoacana.
Sin pruebas en su contra, el periodista mexicano fue condenado a 20 años de prisión por cargos de narcotráfico y recuperó su libertad después de estar recluido tres años en un penal de máxima seguridad.
El 7 de mayo fue detenido en Guanajuato acusado de ser el segundo de los líderes más importantes de la Familia michoacana y después enviado a un penal de alta seguridad donde convivió con jefes narco, secuestradores, criminales y hasta el asesino confeso de un excandidato a la presidencia.
Los mil 100 días que pasó en la cárcel y las historias que ahí conoció, quedaron plasmados en sus libros Los Malditos, publicado en 2013, y Los Malditos 2, publicado en 2016. Sin embargo, para él la vida no volvió a ser igual, vive bajo amenazas constantes, no tiene residencia fija y siempre bajo un protocolo de seguridad que le impide estar con su familia.

Comentarios