Empleados de confianza denunciaron agresiones por parte de la Policía estatal

Pachuca.-

Luego que el martes inició la huelga de trabajadores sindicalizados de Mineral de la Reforma, ayer por la mañana empleados de confianza denunciaron agresiones por parte de la Policía estatal cuando exigían regresar a sus labores, por lo que al menos siete personas habrían resultado lesionadas.
Empleados, quienes no pertenecen al gremio de sindicalizados, refirieron que cerca de las 9 horas arribaron a la alcaldía para pedir que les permitieran regresar a sus actividades, ya que desconocen las acciones del sindicato y representan un grupo mayoritario.
Asimismo, explicaron que exigían la liberación de algunos de sus compañeros, quienes aparentemente permanecían retenidos dentro del ayuntamiento desde que iniciaron las acciones de huelga el martes por la mañana.

No obstante, luego de algunos minutos de discusión entre ambas partes, elementos de la Policía estatal arribaron al sitio y lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes y resguardar el lugar, acciones que los empleados calificaron de invasivas.
Por lo anterior, manifestaron que presentarán una denuncia contra la Policía estatal por lo que resulte de dichos hechos, en los que incluso siete personas resultaron lesionadas, la mayoría mujeres.
Más tarde, autoridades del municipio, entre ellas el secretario general Pedro Pérez Flores y el representante legal del ayuntamiento Antonio Serrano Monzalvo, acudieron para dar un posicionamiento al respecto, en el que externaron que dicha huelga era ilegal toda vez que el tribunal de arbitraje de Hidalgo no notificó debidamente a la alcaldía sobre dichas acciones.

Además, señalaron que durante la declaratoria de huelga y las acciones para llevarla a cabo ocurrieron diversas irregularidades que la convierten en un proceso violatorio de la ley, así como que los trabajadores inconformes son cerca de 118 y no más 230 como afirmó anteriormente el sindicato.
Igualmente, detallaron que presentaron un amparo para declarar ilegal la huelga, mismo que les había sido concedido, por lo que únicamente esperaban que las autoridades correspondientes acudieran para reabrir las instalaciones de la alcaldía; no obstante, los sindicalizados también permanecieron en el sitio para defender el paro.

Por su parte, los agremiados declararon que desde el inicio de la huelga realizaron las acciones conforme la ley y acusaron que los empleados de confianza fueron quienes intentaron agredirlos, lo que derivó en el enfrentamiento. “Fue una resistencia por parte de los trabajadores de confianza e incluso algunos que no lo eran, nos agredieron y acusaron que esto era una cuestión política y que nos había mandado el gobernador por ser priistas”, apuntaron.
A la par, dijeron que la Policía estatal intervino como una medida de protección para ellos, pues incluso en la declaratoria de huelga así quedó estipulado; sin embargo, las autoridades del ayuntamiento recalcaron que dicha “intromisión” no tenía razón de ser, pues no había ocurrido ningún enfrentamiento entre ambas partes más allá de las palabras, por lo que criticaron que arribaran tantos elementos policiacos y equipo especializado, como drones, “apoyo que no tuvimos tan rápido del estado ni cuando el incendio del basurero”.

Hasta el cierre de esta edición, las instalaciones de la alcaldía continuaban sin ser liberadas, mientras los empleados de confianza preparaban la demanda que presentarán por las agresiones que habrían sufrido.

Comentarios