Rosa María González Victoria

El pasado miércoles 29 de agosto, en el marco de la Feria Universitaria del Libro (FUL) en su edición 31, tuve el agrado de presentar y comentar una obra de uno de los personajes más destacados del medio periodístico. Se trató de Mi vida son nuestras batallas de Teodoro Rentería Arróyave. Conocido en este ámbito simplemente como Teodoro Rentería, el periodista se convierte en una de las voces más importantes del medio radiofónico y de gran parte del gremio periodístico nacional. Su narrativa está sustentada en su amplia trayectoria y experiencia en este medio.

El título sugiere desde dónde Teodoro Rentería escribió esta obra: desde su propia existencia; son “batallas” que se convirtieron en su sentido de vida; “batallas” que no solo ha enfrentado y enfrenta el gremio periodístico, del cual él es parte, sino que enfrentamos cotidiana y permanentemente todos/as y cada uno/a de nosotros/as.

Y… ¿cuáles son “nuestras batallas”?
En el subtítulo lo aclara: “Las libertades de prensa y expresión”. Son libertades imprescindibles en países que proclaman regirse mediante sistemas democráticos. Libertades que, junto con otras, son pilares de la democracia, temática que –cabe destacar– este año enmarcó y engalanó nuestra Feria Universitaria del Libro.

En esta obra, Teodoro Rentería expone las acciones que, junto con varios grupos y asociaciones de periodistas, se han emprendido para enfrentar esos permanentes atentados a esas dos libertades, no prioritariamente de parte de lo que hace algunos años comenzó a denominarse como “narcotráfico y crimen organizado”, sino –principalmente– de los enemigos de siempre del periodismo: gobernantes, políticos y funcionarios.

En nuestro imaginario social está presente aquella frase de José López Portillo, quien al retirar la publicidad del gobierno a la revista Proceso reprochó, con tufo patrimonialista, “no pago para que me peguen”.

En esta obra, Teodoro Rentería da cuenta de cuatro asuntos medulares del gremio periodístico: 1) las organizaciones gremiales de los/as periodistas, en algunas de las cuales él es fundador; 2) las libertades de prensa y de expresión, en las cuales al centro está el asunto de las “leyes mordaza” y “el secreto profesional”; 3) La profesionalización de los/as periodistas; y 4) el que actualmente asola de una manera cruenta al gremio periodístico: el asesinato y la desaparición forzada de periodistas.

Para plantear la importancia de esta obra y de su contenido, cabría preguntarse… ¿quién es Teodoro Rentería?

A los 18 años de edad incursionó en el periodismo.

Fundó la División Noticias del Núcleo Radio Mil, en donde logró que se transmitieran tres noticiarios de larga duración al día. Ahí acuñó frases que ya forman parte de los almanaques y, sin duda, de la historia del periodismo radiofónico de México: “Sea testigo de la historia, con la División Noticias del Núcleo Radio Mil”; “Nos escuchamos en una hora, o antes, si ocurre algo importante”; y, la más conocida o famosa: “Entérese sin tener la vista fija”. Hay una más: “El conocimiento de las noticias, acerca a los hombres y a los pueblos”.

Teodoro Rentería,FUL

Es el primer director de noticiarios de televisión en Telesistema Mexicano –hoy Televisa–, con lo cual participa en la etapa inicial de la televisión mexicana.

Comentarios