Alejandra Bautista Ruíz

• La cronofarmacología es un aspecto a considerar en la farmacoterapia

La cronofarmacología es un aspecto de la farmacia relativamente nuevo, las primeras publicaciones datan de 2010 aproximadamente; pero, ¿qué es la cronofarmacología? Estudia el comportamiento de los medicamentos en relación al tiempo, pero no al tiempo del reloj, si no al tiempo de nuestro organismo, es decir, nuestro reloj biológico; estudia la influencia que tiene el tiempo a la hora de administrar medicamentos así como los efectos en el organismo, tanto benéfico como no deseado e incluso tóxicos.

La base de estudio de esa rama es la cronobiología, la cual ayuda a estudiar las interacciones que hay entre los procesos biológicos (dados tanto a nivel celular, tisular y los ritmos biológicos) y la relación con el medio ambiente que finalmente está dada por una sincronización; en la cual el núcleo central es el llamado reloj biológico, una estructura que permite estimar el tiempo y ayuda a jerarquizar la organización temporal del organismo, es capaz de interactuar con el medioambiente y permite informarnos sobre las condiciones externas.

Asimismo, la cronofarmacología está vinculada a la variabilidad circadiana (ciclos que presenta el organismo) y podría brindar nuevos márgenes de eficacia y seguridad, así como la posibilidad de optimizar e individualizar la farmacoterapia favoreciendo el uso racional de medicamentos. Algunos estudios han demostrado con el uso de la cronofarmacología, con base en la administración según los ciclos circadianos resultados favorables, pero ¿qué quiere decir ciclos circadianos? Los ciclos circadianos son los procesos biológicos como la homeostasis, las variaciones hormonales, ciclo menstrual, clico de sueño-vigilia; esos ciclos en realidad hacen que el organismo tenga momentos más vulnerables o más aptos para llevar adelante determinadas acciones.

Se ha reportado en 2010 y 2015 que la cronofarmacología puede ser una técnica muy útil en el manejo de los pacientes con diabetes, ya que ellos presentan un estudio de control de la glucosa con base en los ciclos circadianos demostrando una mejor terapia y control de la diabetes. Asimismo, Enrique Nieto demostró que la cronoterapia mejora el grado de control de los pacientes con hipertensión resistente al tiempo que permite en un alto porcentaje la reversión del patrón no dipper, característico de la mayoría de los pacientes con hipertensión resistente y claramente asociado a un mayor riesgo cardiovascular mejorando sus cifras.

Por lo que podemos concluir que existe una variabilidad entre individuos y en nuestro organismo en el transcurso, ya sea del día o de la vida y es por ello que la cronofarmacología puede ser una herramienta importante en la individualización de la terapia en relación a sus cambios biológicos naturales u ocasionados por procesos o variaciones ambientales, no solo realizando un ajuste en la dosis del medicamento para disminuir riesgos a la salud provocados por los medicamentos, si no también realizando ajustes con base en su ciclo circadiano.

Comentarios