¿Termina la Felizidane?

287
Roberto Pichardo Ramirez

Luego de la dolorosa eliminación de la Copa del Rey sufrida ante Celta de Vigo, el Real Madrid de Zinedine Zidane se ha caído de la nube que lo mantenía como el favorito indiscutible para ganar absolutamente todo. Precedido por un par de descalabros que ponían fin al histórico invicto de 40 partidos, el que para muchos es el primer fracaso del técnico francés llega en un momento oportuno para enderezar la marcha. Pero vamos por partes.
Despedirse del torneo de copa es, en efecto, un fracaso. No tanto por la relevancia de la justa en cuestión, puesto que se trata del “menos importante” de los campeonatos a disputarse –superado por la Liga y la Champions–. La desilusión recae en el hecho de que los merengues deberán esperar al menos otro año para soñar con el tan ansiado triplete, es decir, ganar los tres campeonatos en disputa. Esa es una realidad que ni su presidente Florentino Pérez puede eludir.
No obstante se trata de una llamada de atención oportuna debido a las instancias del año futbolístico. La semana pasada terminó la primera vuelta de la Liga Santander, siendo el cuadro madrileño el campeón de dicha instancia. Esto fue conseguido sumando un total de 43 puntos, uno más que Sevilla y dos más que Barcelona. Cabe destacar, además, que CR7 y compañía aplazaron un partido debido a su participación en el Mundial de Clubes, por lo que les restan tres puntos más por disputar. Con esta ventaja, todo parecería indicar que el Real Madrid tiene las de ganar en la búsqueda del título, considerando la apretada agenda del equipo catalán y el posible desgaste que pueda acumular el conjunto sevillano.
Manteniendo los principios profesionales, Zidane tiene bases sólidas para mantener la inercia positiva que encarrile a su club al primer campeonato de liga desde 2012. Esto se verá sujeto a lo que las lesiones permitan, pues éstas han sido un mal constante en el equipo a lo largo del año futbolístico. De los 23 elementos que conforman la plantilla, 19 han provocado baja por problemas físicos de diferente magnitud.
Sería injusto para el equipo y el propio entrenador hablar del fin de una era que apenas comienza. Lo cierto es que el Real Madrid deberá reducir al mínimo su margen de error si desea aspirar a la conquista de los títulos que le restan.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios