Trío de blues rock, que fue de los primeros y más célebres, considerado uno de los súper grupos de la década de 1960.

The Cream o La Crema fue un grupo británico que tomó su nombre de la expresión “producto de la tierra”, utilizada para lo más selecto. Es decir, serían la crema de la música. En julio de 1966, Eric Clapton fue llamado el mejor guitarrista en Inglaterra, debido en parte a su trayectoria con The Yardbirds y The Bluesbreakers de John Mayall, a quien abandonó para crear un grupo diferente, recibiendo la visita de Ginger Baker, baterista de la Organización de Graham Bond, quien propuso que formaran juntos una banda, ya que Baker tampoco estaba a gusto en su agrupación. Eric aceptó con la condición de que Ginger invitara como bajista a Jack Bruce, que era su compañero en el citado grupo, con quien había trabajado en algunos proyectos con anterioridad, no estando de acuerdo Baker, ya que habían tenido con este fuertes diferencias y discusiones, al extremo de que él había amenazado con un cuchillo a Bruce para despedirlo de la banda. Sin embargo, se vieron en la necesidad de dejar de lado las diferencias, por el bien del futuro proyecto, que les permitió instaurar el denominado trío y crear un estilo muy singular, que tenían algo de la primera era de la década de 1960, que ejerció una gran influencia en la música, estableciendo el blues rock, jazz, sin perder la perspectiva del pop psicodélico, que formaría las bases para el hard rock.

Clapton participó paulatinamente en las voces –logrando perder su timidez ante el micrófono–, sin disipar un solo instante al genio de la guitarra que popularizó. Bruce, un bajista excelente, cantante y compositor. Baker, un soberbio baterista, con un estilo de jazz que influyó en muchos otros. Cream realizó su debut oficial el 3 de julio de 1966, en el Sixth Annual Windsor Jazz & Blues Festival, al ser un grupo nuevo y con pocas canciones propias interpretaron algunos temas clásicos de blues. También fueron conocidos por sus increíbles actuaciones en directo, en las que destacan sus largas improvisaciones (jams). Su álbum debut de diciembre de 1966, llamado La crema fresca tuvo una buena recepción y se percibe en él un sonido rock, con un blues muy claro, influenciado por la asimilación de las nuevas técnicas guitarreras de Jimi Hendrix –un recién llegado que hacía historia por esos días en pleno Londres–. Los temas más destacados son “El tiempo soñoliento del tiempo” y “Spoonful” de Willie Dixon, o algo más rock como “Me siento libre”, que da paso a pesados riffs, sin olvidar el gran “Sapo”, con un impresionante solo de batería, que inspiró a John Bonham –Led Zeppelin–.

Para noviembre de 1967, año importante en la psicodelia, editaron su segundo Engranajes de Disraeli, que contiene algunas melodías que serían clásicas, como “El brillo de tu amor”, que fue una dedicación a Jimi Hendrix. La caótica “Estamos yendo al mal”; “La fuera de la mujer blues” o “Swlabr”, que en mi opinión, es la única con tiempo breve de duración. Producido por Felix Pappalardi, bajista del grupo Mountain, quien produciría gran parte de sus trabajos. La cubierta se elaboró por Martin de Sharp, quien trató de capturar el sonido de la música –describiéndose como un sonido fluorescente caliente–, mediante un collage rodeado de un arreglo floral, que les permitió concebir todo un clásico.

En julio de 1968, su tercero Ruedas de fuego, un álbum doble que se escucha mucho más inclinado hacia el blues, el primer disco es en estudio, lleno de buenas canciones, lo más destacado fue la excéntrica “Político” y la exitosa “Cuarto blanco”, en la que Clapton sorprende con su participación: el segundo disco, es en directo, tomado de sus presentaciones en el Fillmore en marzo de ese año, que incluye la mítica versión de “La encrucijada” de Robert Johnson, considerándosele como su último gran disco.

Para noviembre Clapton, cansado por los enfrentamientos entre Baker y Bruce, en los que era el mediador y con el descontento por la dirección del grupo, anunció la separación formal de La Crema. De forma póstuma, en marzo de 1969, su cuarto vinyl y último en estudio Adiós a la Crema, de un solo disco que en su primera parte está en directo en el Fórum, Los Ángeles, de octubre de 1968, con dos de tres tracks (lado A) que incluye “Estoy contento” y “Político”; en su segunda parte (lado B) inicia con la tercera en vivo “Sentado en la cima del mundo”, para dar paso a tres números en estudio, destacando el segundo corte “Condecorado”, que fue coescrita por Clapton y George Harrison, quien intervino en los coros y guitarras, considerada en su momento una de las mejores creaciones de Clapton.

En 1970 apareció el álbum La Crema en vivo con cinco temas de los que cuatro son de sus presentaciones en el Fillmore y Winterland Ballroom, San Francisco, en 1968, complemento al disco Ruedas de fuego. La última canción es “Tranquila madre”, grabada en estudio, que provenía de las sobrantes del álbum Engranajes de Disraeli. Para marzo de 1972 salió al mercado el disco La Crema en Vivo Vol 2, que también recopila algunos números de sus presentaciones en Winterland Ballroom, San Francisco, y en Oakland Coliseum Arena, en octubre de 1968. Después se editaron algunos otros como recopilatorios. En 1992, el álbum alternativo que es una pieza de colección, que incluye una serie de trabajos en estudio. En 1993, la banda se reunió para su inducción en el Salón de la Fama del Rock and Roll. En 2003, el álbum de las sesiones de la BBC. Para 2005 se efectuó la última reunión en la que se presentaron los tres juntos, los días 2, 3, 5 y 6 de mayo en el Royal Albert Hall de Londres, dejando su testimonio en vinyl, CD y video.

No obstante de su breve trayecto de dos años, dejaron un legado musical sumamente significativo, trascendente y de gran calidad, que ha influido en una enorme cantidad de músicos contemporáneos de diferentes décadas y culturas.

Bruce murió el 25 de octubre de 2014, en Suffolk, Reino Unido, a la edad de 71 años.

Eric Clapton a sus 74 años padece neuropatía periférica, aun así continúa realizando presentaciones.

Por otra parte, Ginger Baker murió el 6 de octubre, en un hospital de Canterbury, a la edad de 80 años.

Sea el presente una forma de rendir un homenaje y reconocimiento a Ginger Baker, quien dejó un gran legado dentro de la música, específicamente en el campo de las percusiones.

Hasta la próxima. Recuerden, es solo rock and roll, pero nos gusta.

The Cream

Comentarios