The Moody Blues, grupo que utilizó los avances tecnológicos instrumentales de su época, que le permitieron ser uno de los pioneros en el rock progresivo.

Los Blues Cambiantes se formaron en Birmingham, Inglaterra, en 1964; sus antecedentes previos fueron en 1962, como El Alboroto y Los Rebeldes, en los que estaban Ray Thomas y Mike Pinder, siendo corta su existencia. En 1963 se reunieron nuevamente para formar Los Gatos de Krew, consiguiendo algunos contratos, especialmente en Alemania. A su retorno al Reino Unido reclutaron a Graeme Edge, Denny Laine y Clint Warwick; en mayo de 1964, ya con el nombre de Los Blues Cambiantes –que se dio por el fundador de la banda Michael Pinder, escogiendo moody porque una de sus canciones favoritas era “Mood indigo” y “Blues” de Duke Ellington, ya que era fanático del blues– efectuaron una breve gira que los llevó a tocar en el Marquee Club. A seis meses de su alineación firmaron un contrato discográfico con Decca Records, teniendo como primera grabación “Robar su corazón ausente”, que no cumplió con sus expectativas. Su siguiente sencillo “Ir ahora” los llevó a un primer lugar en las listas de popularidad británicas.

Para 1965 lanzaron su primer long play Los magníficos moodies, un disco lleno de rhythm and blues, que no fue el éxito esperado para algunos de sus integrantes, abandonándolos Laine y Warwick, siendo remplazados por la John Lodge y Justin Hayward, que serían dos elementos fundamentales en el futuro del grupo. El despegue esperado llegó en 1967, cuando Deram Records los seleccionó para grabar un disco con la intención de promover su nuevo equipo de sonido Deramic Estéreo, dándoles la tarea de confeccionar los arreglos de una versión al rock de una pieza clásica llamada “Dvorak’s nueva sinfonía del mundo”, declinando el grupo por una nueva propuesta, que interrumpiría este, presentando material de su propia autoría que llamaron “Un día arquetípico, de la mañana a la noche”, del cual obtuvieron la aprobación.

Apoyándose con la Orquesta de London Festival, conducida por Peter Knight, editaron el álbum Días del futuro pasado, que contenía sonidos psicodélicos y progresivos que incluían el grandioso sencillo “Noches en satín blanco”, así como “Tarde de martes”. El tema contó con todos los temas entrelazados armónicamente, creando uno de los primeros discos conceptuales de la historia del rock –incluso, poco antes del Sgt Pepper’s lonely hearts club band de Los Beatles–, dándoles un lugar como una de las bandas precursoras del rock clásico y progresivo, catapultándolos a la fama.

Para 1968 presentaron su tercer vinyl En la búsqueda del acorde perdido, que es menos psicodélico, como se escucha en “Móntate en mi sube y baja”, que los llevó a su primera gira por la Unión Americana. En 1969 lanzaron su siguiente LP En el umbral de un sueño, que contenía el éxito “Nunca viene el día”; en esa etapa crearon su propio sello discográfico llamado Threshold Records, con el que podrían crear la música de su inspiración y las cubiertas artísticas de sus álbumes. Ese año emiten el disco A los hijos, de los hijos de nuestros hijos, que encerraba el sencillo “Gitana”. El 12 de diciembre se presentaron en el Royal Albert Hall de Londres, dejando un testimonio en directo que fue publicado sin su consentimiento en 1977, bajo el nombre de Atrapados en directo+5. Ya en 1970 dieron a conocer su LP Una pregunta de balance, que contiene el tema “Pregunta”, consolidándolos como uno de los grupos más importantes de su época. Para agosto de ese año participaron en el Festival de la Isla Wight. En 1971 llegó el álbum Todo buen niño merece un favor. Ese mismo año reeditaron en la Unión Americana Días del futuro pasado, regresándolos nuevamente a las listas de popularidad, tanto con el sencillo “Noches en satín blanco” como con el álbum. Lo que se volvió a repetir en 1979.

Ya en 1972 salió a la luz Séptimo Sojourn con el sencillo “Solo soy un cantante (en una banda de rock and roll)”. Embarcándose en una gira por tres continentes, siendo la última vez en cuatro años que aparecieron juntos en un escenario, haciendo un paréntesis en el que se centraban en sus proyectos en solitario. En 1978 regresaron al top de las listas con su álbum Octava, en el cual Pinder solo participa en las grabaciones, generándole conflictos interpersonales –en su mayoría con Edge–, ocasionando que Pinder los abandonara definitivamente. Los cuatro miembros restantes continuaron con el tecladista suizo Patrick Moraz por 13 años.

Tras una larga gira, en 1981 editaron Viaje interurbano con el sencillo “0Sueño de los géminis”. En 1983 su LP El presente, con el éxito “Mundo azul”; en 1986: El otro lado de la vida contenía el sencillo “Sus sueños más salvajes”; en 1987, Preludio; para 1988, Sé que usted está fuera de allí, en alguna parte; en 1991, Llaves del reino.

En ese periodo Patrick Moraz los abandonó y más tarde emprendió acciones legales en Estados Unidos contra el grupo, por lo que solo se le otorgó la cantidad de 77 mil 175 dólares por pagos atrasados debido a retrasos contables. En 1992 salió el álbum y video, grabado en directo Una noche en las rocas rojas. En 1994 se vendió la caja recopilatoria de cinco CD Viajero del tiempo; en 1999, Épocas extrañas; ya en el año 2000 salió su álbum en vivo en Salón de la Fama; en 2002 Thomas se retiró definitivamente del grupo y murió el 4 de enero de 2018, solo unos meses antes de que la banda fuera incluida en el Salón de la Fama del Rock and Roll en Cleveland, Ohio.

En 2003 hubo un nuevo álbum de estudio llamado De diciembre. La banda continuó efectuando presentaciones. El 27 de junio de 2015 culminaron el Festival de Glastonbury. Para este 2019 están realizando su Farewell Tour, donde en la mayoría de los conciertos solo se presentan John Lodge y Justin Hayward, derivado de que Graeme Edge, por problemas de salud, se ausenta.

Su grandeza creativa y época dorada de música vocal de las décadas de 1960 y 1970 no volvió a aflorar. Considerándoseles un grupo de culto y respeto hasta nuestros días y por muchos años más.

Les comparto una anécdota personal: en una ocasión me encontraba en el tianguis del Chopo, en la Ciudad de México, platicando con Mario Compañet, personaje que se ha dedicado durante mucho tiempo a la locución, que es un reconocido purista del blues, renegando de las personas que le enviaban por medio de las redes sociales videos, artículos y comentarios relacionados con The Moody Blues, argumentando que esta banda no toca blues, al sentir más grande su molestia, le contesté: “Y yo que culpa tengo”, cambiando de conversación.

Hasta la próxima. Recuerden, es solo rock and roll, pero nos gusta.

Comentarios