Si de derrochar estilo se trata, la banda francesa Phoenix lleva las de ganar; eso no es sorpresa para nadie. Lo que sí impresiona es que con cada álbum, el cuarteto comandado por Thomas Mars se reinventa de una manera tal que no sabemos si nos encontramos con una de las grandes agrupaciones europeas de las décadas de 1960 y 1970, o estamos ante el debut de la próxima gran “enchilada”. Y con su sexta producción Ti amo no es la excepción…
Mientras que su antecesor Bankrupt!, de 2013, fungió como un agradable homenaje pop a la música de China, Corea y Japón, Ti amo (perdonen ustedes por la obviedad) toma como fuente de inspiración la música italiana de la década de 1970, esa que brincó al otro lado del charco gracias al poder de las discotecas, la onda chic y las traducciones al español en voz de intérpretes como la legendaria Daniela Romo.
Así, el álbum número seis en la trayectoria de Phoenix representa su aproximación más cercana al pop bailable, fresa y digerible. No me malinterpreten, no quiere decir que Ti amo sea un álbum mediano; al contrario, se trata de una sobresaliente ejecución que retoma fragmentos de una época para presentarlos a un público ávido de lo retro, es decir, lo viejito pero cool. Si bien no tenemos temas de la talla de “Lisztomania” o “1901”, lo nuevo de los oriundos de Versalles se erige como volcán en erupción (solo cambien la lava por leche de fresa).
“J-boy”, primer sencillo de esta placa, se presenta ante nosotros como una oda al baile y al amor kamikaze en un mundo sin remedio. En otras agrupaciones sonaría muy ridícula la idea, pero Phoenix la lleva a excelente término, un justo medio entre la canción que todos quisiéramos escuchar en el antro/bar de preferencia y el tema que le dedicaríamos a nuestra novia/novio.
“Ti amo”, por su parte, requiere un poco más de desenfreno por parte del escucha. Y es que no todos los días nos atrevemos a decirle a la persona de nuestros sueños lo mucho que la amamos (y menos en diferentes idiomas). Acompañe con un helado napolitano, algunos pasos a lo Travolta y la sensación de que mañana terminará el mundo. Gran tema.
Finalmente, en “Goodbye soleil” Mars y compañía explotan su lado sexy, algo similar a los míticos Air, Daft Punk o, en tiempos recientes, al mejor Robin Thicke. Ideal para un bello atardecer tomado de la mano de la pareja, o en su defecto, de un trago coqueto al tiempo que el rostro recibe la brisa marina.
En fin, Ti amo es un grato retorno de nuestros consentidos de Phoenix. Si bien la agrupación gala está un poquito lejos de su quinta esencia (al parecer esa fue Wolfgang Amadeus Phoenix de 2009), estamos ante un material sólido que sigue alargando su legado. Elegante, fresco, tierno… como decir te amo.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorHasta el otro lado del mundo
Artículo siguienteSaldremos del Azteca con una victoria: Pulisic

Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.