Los Escualos siguen sin ganar y acumulan ya un año sin hacerlo

Veracruz.- El Veracruz de Enrique Meza es muy distinto al del torneo pasado, hoy es un equipo con alma, con sangre en las venas y si bien siguen sin ganar y acumular ya un año sin hacerlo, le arrebataron el empate 3-3 a Pachuca, incluso estuvieron muy cerca de llevarse la anhelada victoria.

El puerto fue testigo de cómo su equipo se levantó de ir abajo en el marcador desde el minuto nueve con un gol de Franco Jara, quien se convirtió en el máximo anotador de los Tuzos al igualar el récord de Gabriel Caballero.

Los Tiburones nadaron contracorriente y respondieron muy rápido con un gol de Iván Santillán, quien aprovechó pase de Colin Richards para poner el 1-1 al minuto 14.

Al 37, Kazim Richards puso en ventaja a los locales, un panorama que ese equipo no vivía desde hace mucho tiempo y eso provocó que su afición se metiera de lleno con el plantel.

Fue hasta la segunda parte cuando los Tuzos le dieron la vuelta al marcador con goles de Víctor Guzmán al 51 y Jonathan Copete al 60, quien se estrenó como goleador en el futbol mexicano; la historia de siempre se avecinaba en Veracruz.

Cuando el panorama estaba más que complicado, el coraje de los jugadores del Veracruz los llevó a no darse por vencidos, a seguir buscando el arco de Pachuca y al 69 Diego Chávez encontró el tercer tanto para los Escualos.

Los 20 minutos restantes fueron para el Veracruz, que se quedó muy cerca de ganar el partido y es que de no haber sido por guardameta Rodrigo Rey, los Tiburones hubieran roto esa maldición que arrastran desde hace un año y que los hizo descender el torneo pasado.

Comentarios