Inicio País y Mundo Tiembla CDMX y comisión

Tiembla CDMX y comisión

250

PAOLA RAMOS / AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Un nuevo sismo sacudió la Ciudad de México y la Comisión para la Reconstrucción del 19S atraviesa su peor crisis luego de la renuncia de su titular, Ricardo Becerra.
Cinco horas antes del temblor de ayer de 7.2 grados, el oficio de renuncia dirigido al jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera fue recibido en su oficina.
En el escrito, Becerra acusa a la Asamblea Legislativa (ALDF) de un uso “faccioso” de casi 8 mil millones de pesos cuyo destino fue definido por los legisladores desde diciembre.
“No tiene relación alguna con el diagnóstico de las necesidades de las personas afectadas por el sismo y el orden de prioridades que la Comisión de Reconstrucción ha identificado, después de más de 150 visitas a lugares críticos”, acusó.
Reforma publicó que el Presupuesto de Egresos 2018 aprobado por el Legislativo faculta a los diputados Leonel Luna, Mauricio Toledo y Jorge Romero para aprobar y decidir el destino de más de 14 mil millones de pesos para reconstrucción.
La comisión que se había creado para ese propósito quedó al margen, lo que ya había causado la renuncia de Mauricio Merino, encargado de la transparencia en el organismo.
Las prioridades para la comisión, agregó Becerra, son la certeza jurídica, la anulación del riesgo para las personas y el estudio del suelo por el reforzamiento, aspectos que no están contemplados en el esquema de gasto de la asamblea.
Miguel Ángel Mancera se limitó a decir que entre Becerra y la ALDF había posturas irreconciliables que la Suprema Corte tendrá que resolver. En el máximo tribunal se dirime una impugnación al presupuesto por el “secuestro” de recursos de los diputados.
“Está fuera de nuestro alcance el poder intervenir”, dijo.
El movimiento de ayer no dejó daños materiales ni pérdidas humanas, pero sí incrementará la cantidad de dictámenes de seguridad en inmuebles, cuando todavía están pendientes 350 del 19S.
En la colonia Doctores, a los vecinos les sorprendió que el edificio de Osa Mayor se mantuviera en pie, cuando estaba catalogado como en riesgo de inminente colapso.
Leticia Rosales, una de las damnificadas, reprochó que, tras la renuncia de Becerra, tengan que empezar de nuevo las negociaciones para la demolición.
“Es volver a empezar. Entonces, ¿cuándo vamos a empezar?”, reprochó Rosales.
Mónica Romero, representante de damnificados en Benito Juárez, consideró que la salida de Becerra tira los escasos avances en la reconstrucción.
“Hace evidente una crisis, que ya estaba por la imposición de un grupo de diputados de una atribución de liberar los fondos”, lamentó.

Genera caos de movilidad temblor

A causa del sismo de 7.2 grados, la movilidad en la Ciudad de México sufrió un caos generalizado.
Un apagón provocado por un corte de luz tras el movimiento telúrico, además de dejar sin el servicio a hogares capitalinos, dejó inservibles semáforos de distintas avenidas principales, lo que derivó en varios choques y embotellamientos.
Circuito Interior, Avenida Universidad, Eje Central Lázaro Cárdenas, Congreso de la Unión, Paseo de la Reforma, Insurgentes y Avenida Tláhuac fueron algunas de las vías afectadas.
“Es el pánico, es el estrés. Todo el mundo quiere llegar a sus casas. Hubo calles que se tuvieron que cerrar porque las personas que desalojaron estaban en la calle”, comentó un agente de tránsito sobre Eje Central y 5 de Mayo, en el centro histórico.
Los servicios del sistema de transporte público Metro, eléctricos y Metrobús pararon por algunos minutos para realizar protocolos de revisión y, tras descartar daños, reportaron el reinicio de sus labores con normalidad.
Sobre Eje Central, largas filas de usuarios esperaron durante más de 30 minutos la llegada de un Trolebús para llegar a su destino. El tren suburbano estaba a reventar y, en redes, usuarios reportaron saturación en algunas estaciones del Metro, como Tacubaya.

Comentarios