Tigres saca ventaja en el Azteca

305
América,Tigres

Ciudad de México.- El videoarbitraje (VAR, por sus siglas en inglés) se hizo para crear justicia en el futbol y muestra de ello fue la manera como lo utilizó Fernando Guerrero en el juego de ida de los cuartos de final entre América y Tigres.

El silbante, que acabó entre abucheos por los aficionados, le quitó un penal que no era a las Águilas y confirmó uno a favor de los Felinos, mismo que significó el tanto del triunfo 2-1 de los visitantes en un juego poco espectacular.

América no supo aprovechar que Tigres se presentó en el estadio Azteca con un portero debutante como Miguel Ortega, que al inicio mostró que el escenario lo puso nervioso, y si América lo hubiera probado a lo mejor el resultado sería otro para la vuelta.

En la única jugada en la que pusieron a prueba los nervios de Ortega, el novato mostró su inexperiencia fue en el gol de que hicieron los azulcremas por conducto del paraguayo Richard Sánchez, quien aprovechó un mal rechace del arquero para pegarle desde fuera del área y enviar el esférico a las redes.

Las Águilas se pusieron al frente en el marcador sin hacer mucho en un juego que en su primer tiempo careció de emociones y fue hasta el segundo que ambos equipos se acordaron que ese encuentro era de liguilla.

Tigres salió con un chip distinto en el complemento. Javier Aquino y Jürgen Damm tuvieron un mayor protagonismo y eso se notó al momento de ir al frente con mayor peligro al arco de Guillermo Ochoa, quien una vez más vio caer su meta en una jugada a balón parado, esta vez con un cabezazo de Guido Pizarro.

Si el juego careció de protagonismo por parte de ambos equipos, las circunstancias le dieron ese rol al VAR y al silbante. Primero, Guerrero le quitó un penal a las Águilas al mostrar que no hubo falta de Diego Reyes sobre Richard y cuatro minutos después confirmó que sí había una pena máxima a favor de los Tigres por una falta sobre Aquino.

El penal lo ejecutó dos veces André-Pierre Gignac. El francés no se intimidó ante los abucheos del coloso de Santa Úrsula. El primer tiro lo puso al costado derecho de Ochoa y lo tuvieron que repetir por invasión al área y el segundo disparo al otro lado para engañar a Memo.

Sobre el final, el equipo del Piojo se animó más a ir al frente, sabedor de que los dos goles de visitante de Tigres son una gran ventaja para los Felinos, pero la brújula azulcrema estaba mojada e incluso el VAR volvió a la luz para no otorgar un penal a su favor.

Ahora deberán ir al Universitario a por lo menos hacer dos goles y no recibir ninguno para poder avanzar a las semifinales del Apertura 2019.

Comentarios